Medidas básicas para cuidar y ahorrar el agua.

P1010427

 

 

Las recientes noticias de sequias en el país prendieron las alarmas acerca del cuidado y el uso consciente de este recurso. Nos sentimos impotentes ante esta situación viendo como nuestros campos se secan,  varias especies perecen y muchas personas no tienen acceso a este recurso. Mientras importantes multinacionales promueven con gran orgullo privatizar las fuentes y otras  explotan la tierra sin compasión al costo ambiental y social que sea necesario para alcanzar sus  fines.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos del  común?

Creo que por lo menos podemos empezar por las medidas básicas, entre las cuales se pueden citar las siguientes, entre otras:

Revisar si tenemos fugas de agua en  nuestras  casas  y repararlas inmediatamente.

Tener presente cuánto consumimos y realizar seguimiento, para poder adoptar las medidas necesarias para disminuir el desperdicio.

Cambiar las griferías comunes por unas que nos ayuden a ahorrar, en el mercado podemos encontrar desde ahorradores económicos hasta sofisticados.

Si  nuestro  presupuesto nos  lo permite podemos  cambiar los sanitarios por unos ecológicos, si no es posible podemos cambiar los árboles  de éstos por unos ahorradores los cuales son económicos, o usar la famosa botella de arena en el taque del sanitario.

Cerrar la llave, no dejar correr  el agua  si no la estamos usando.

Al esperar que se caliente el agua para ducharnos podemos recoger esta agua en un balde, y después la podemos utilizar en otras  necesidades de la casa.

No desperdiciar, en todos los procesos naturales e industriales  el agua está presente como un insumo  principal, por eso no debemos desperdiciar.

Usar el agua con  la que lavamos las frutas y verduras para regar las plantas.

Tomar duchas cortas, esto es algo difícil   pero debemos intentarlo.

Lavar el auto utilizando un balde y no la manguera, o lavarlo en un sitio en donde reciclen el agua.

Ser conscientes de su importancia, en el mundo somos pocos los que contamos con  este recursos y menos los que contamos con agua potable.

Si nuestra vivienda lo permite podemos   recoger  las aguas de lluvia, actualmente en el mercado existen los techos verdes, que dependiendo de la pluviosidad del lugar pueden dotar hasta por  15 días con este recurso a  una casa mediana.

Construir  teniendo en cuenta el ambiente  y en lo posible contar con un diseño que permita  tener un sistema integral y eficiente para el manejo hídrico.

Tratar de ser  consumidores responsables y premiar con  nuestra elección de compra a las empresas que  promuevan y usen de una forma  responsable  este recurso.

Cuidar las fuentes de agua cercanas, los bosques, los páramos y los recursos naturales  en general.

Ser unos ciudadanos activos en cuanto al cuidado y el  buen uso de este recurso.

Hipercapitalismo, Hiperconsumo, Hipertensos e Hiperendeudados.

IMG_0122
Hace como tres décadas los seres humanos teníamos un respiro de nuestro papel como consumidores. Los almacenes cerraban los domingos, días feriados y solo hasta las 8:00 pm encontrabas tiendas abiertas, los programas de televisión de los tres únicos canales que existían, por lo menos en Colombia, emitían solo hasta las 11:00 pm.
Pero eso se acabo, ahora somos consumidores las 24 horas del día 7 días a la semana sin descanso, en donde estemos la presión del mercado nos alcanza. Vivimos en lo que Gilles Lipovetsky llama una sociedad moda “reestructurada de arriba abajo por las técnicas de lo efímero, la renovación y seducción permanente”.

Es tan difícil no dejarse seducir por los placeres y facilidades financieras que ofrece el mercado. ¡Si lo que quieres está a unos cuantos “clicks” del alcance de tu mano!

Las técnicas de venta cada vez son más sofisticadas, se valen de: la tecnología, los medios de comunicación, los estudios detallados del mercado, las facilidades de financiación, el conocimiento que han logrado las nuevas áreas de estudio como la Economía conductual y la Neuroeconomía.

En una época era irrefutable la premisa que la demanda creaba su oferta, en este momento ya no es del todo cierto ahora la oferta crea su demanda, a través de alimentar las ansiedades y frustraciones del hombre, en donde cada vez quieres más, te endeudas más y te estresas más.

En este estado de Hipercapitalismo, Hipermercado, Hiperconsumo, en donde cada vez nos volvemos más Hipertensos, Hiperinseguros e Hiperendeudas, es importante que nos preguntemos: ¿necesitamos tanto? ¿Vale la pena pagarlo en 34 cuotas con la tarjeta de crédito y desvelarse todas las noches por no saber cómo lo vamos a pagar?, lo necesitamos o sencillamente esta compra la estoy usando para escapar de mis frustraciones, y si lo estoy haciendo esto las calmará…seguramente no.

Dejar de ser un títere de la presión del mercado nos es una tarea fácil pero vale la pena recuperar el control y el estado de consciencia de nuestras decisiones y por ende de nuestras vidas.

Si no lo estás usando… ¡Apágalo!

 

energia

 

 

Apagar los electrodomésticos y mejor aún desconectarlos cuando no los estás usando es un buen hábito si quieres bajar el costo de la energía, y contribuir a preservar el ambiente.

Otros buenos hábitos son:

• Instalar bombillas ahorradores.
• Usar la lavadora con carga completa.
• Aprovechar la luz del día, y si ésta no es suficiente pintar las paredes con colores claros en las zonas menos iluminadas.
• Usar lo menos posible la secadora eléctrica.
• Verificar que el cierre de la nevera esté en óptimas condiciones.
• Apagar el piloto del calentador de gas si no lo estás usando.
• Desconectar los cargadores de los celulares.
• Si no tienes mucha loza que lavar evita usar el lavaplatos.
• Evita usar estufas a gas con llama piloto, gastan un 40% más de este recurso.
• Cuando cocines evita que la llama de gas sobresalga por los costados de las ollas.
• Ver los programas de tv en familia, y no cada uno por aparte.
• Evitar en lo posible el uso del microondas.
• Si está a tu alcance pásate a tecnologías ahorradoras y amigables con el ambiente.

El planeta te lo agradecerá y tu bolsillo también.

¿Cómo hacer y seguir un presupuesto de una forma fácil?

¿Cómo hacer y seguir un presupuesto de una forma fácil?

¿Cómo hacer y seguir un presupuesto de una forma fácil?

 

Desde que empecé a desarrollar este blog le he preguntado a varios familiares, amigas(os) y compañeras(os) del trabajo si llevan un presupuesto. La respuesta es algo increíble…!ninguno lleva un presupuesto! Tienen presente sus gastos gruesos pero no saben con exactitud en qué gastan su dinero y de esa forma es más fácil derrochar que ahorrar.

La mejor formar para determinar en qué gastamos el dinero es a través de un presupuesto, que es ajustar tus gastos a tu ingresos. Los economistas y administradores hemos complicado el asunto más de la cuenta y puedes encontrar infinidad de herramientas desde aplicativos móviles hasta platillas en Excel que asustan con su complejidad a muchas personas, incluyéndome, se vuelve tan complejo el asunto que es totalmente abrumador seguir el presupuesto y si no lo puedes seguir no lo puedes cumplir.

Si nunca en la vida has hecho un presupuesto te recomiendo lo siguiente.

1. Ten una herramienta que te ayude con la cual te sientas cómoda(o), ya sea una hoja de Excel, aplicativo móvil o un libro de cuentas. En esta entrada incluyó un presupuesto sencillo acompañado de un pequeño instructivo, el cual puedes descargar para tu uso personal y si no te gusta manejar Excel las puedes imprimir y anotar a mano tus ingresos y gastos.

2. Determina todos tus ingresos mensuales: honorarios, arriendos, remesas, entre otros.

3. Determina tus gastos para un mes:

• Gastos fijos como: arriendo, servicios, mercado, comidas por fuera de la casa, transporte, gastos educativos, gastos necesarios para vivir.

• Pago de deudas y gastos financieros, es importante contar con estos gastos como si fueran gastos fijos.

• Gastos variables en los cuales incluirás tus gustos, vacaciones, ropa, entre otros.

4. Conócete financieramente, después de proyectar tu presupuesto te recomiendo tenerlo a la mano y anotar tus gastos. Esto lo puedes hacer al final del día o en la maña siguiente, anota tus gastos en tu herramienta y comienza a comparar lo proyectado con lo que realmente gastas.

5. Analiza y Evalúa tus resultados. Es posible que cuando termine el mes identifiques que gastas más de lo proyectado en ciertos ítems, o estas subestimando ese gasto o compras de forma impulsiva (Identificando el cavernícola que vive en mí).

6. El único presupuesto perfecto para ti es el que tú puedas realizar, a pesar que no logres las metas de ahorro que te fijaste de forma mensual es importante identificar los errores y tenerlos presente para no cometerlos en el futuro.

7. Identifica qué hiciste bien este mes y felicítate por tus logros.

8. Crea provisiones para gastos cuantiosos como: impuestos, las matricula de los colegios, entre otros, así será más fácil pagarlos.

9. Al tener tu presupuesto definido y al conocer tus hábitos de gastos podrás determinar que gastos puedes reducir para generar un mayor ahorro. (Ver Diez Consejos para sacar tus finanzas del caos)

10. Manejar de forma correcta las finanzas personales es un gran reto y aun más cuando nadie te ha enseñado, el camino más largo inicia con el primer paso.

Archivo Presupuesto Mensual Sencillo e Instructivo. presupuesto.sencillo.mes.cdt.julio.14

presupuest.imag.ajustad