¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

 

El porcentaje que los hogares destinan para comprar alimentos es uno de los rubros más importantes dentro del presupuesto familiar. Según un estudio realizado por la firma Raddar  en el año 2012, se concluyó que: mientras que los hogares estadounidenses gastan el 14,6% en alimentos, países como Guatemala destina el 46 %,  Perú el 48%,  Argentina el 41%, Panamá el 36% y  Colombia el 32%.

A pesar de este alto costo que pagamos el desperdicio es muy alto. Según la UAESP: “en Bogotá el desperdicio de comida es tan exorbitantes que el 58% de los alimentos diarios que las familias compran terminan en la basura.”

Para evitar semejante contradicción, te recomiendo seguir estos pasos con los cuales podrás paulatinamente disminuir el gasto en este rubro hasta en un 30%, y por supuesto disminuir el desperdicio de alimentos:

1.Preparación: como primer paso debes limpiar tanto tu nevera como la despensa, saca todos alimentos que se vencieron o dañaron.

2.Determina el valor que destinas a este rubro: anota todos los gastos de las compras de alimentos y otros productos que compras en los supermercados, plazas o tiendas. Para un mejor seguimiento sepáralo en los siguientes categorías: Lácteos, Carnes y huevos, Frutas& Verduras, Abarrotes, Productos de limpieza y cuidado personal, este último ítem se incluye ya que es usual comprar estos productos en el mismo sitio en donde compras los alimentos, con este ejercicio podrás analizar cómo gastas tu dinero en este rubro.

3.Planea las compras: por lo general subestimamos las tareas de la casa y todo nuestro tiempo y esfuerzo se lo dedicamos al mundo laboral, pero nuestra familia y nuestra casa también requieren tiempo, esfuerzo y trabajo, de lo contrario las cosas no funcionaran.

Para mejorar la planeación de tus compras te recomiendo lo siguiente:

4.Realiza un menú de comidas, ya sea semanal, quincenal o mensual, en el cual vas incluir platos que contengan: los alimentos que tengas en la casa, los alimentos de temporada, y alimentos recomendados para tu salud que en lo posible estén de temporada. Mide bien las necesidades de cada plato.

5.Aprende técnicas que te ayuden a preservar los alimentos sin quitarles sus propiedades nutricionales. (Ejemplo: Cilantro )

6.En el momento de preparar los alimentos mide las cantidades que necesitas, si te sobra empácalos y llévalos a la nevera  y úsalos en la siguiente comida para complementar otros platos.

7.“Do it yourself” (DIY), o hazlo tu mismo: Hace unas décadas compramos el eslogan todo listo y sírvase en un minuto. !Atrévete, haz algo y disfrútalo! Puedes hacer: mermeladas, postres, tortas, pan…Lo que te guste, existe un sin fin de posibilidades por descubrir.

 

Feliz semana.

Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

 

Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

Parece algo sencillo optar por productos más naturales y ecológicos pero en el momento de elegir siempre me asalta la pregunta: ¿Será que este producto no contiene químicos tóxicos y si es así quién o qué  me lo garantiza?

El mercado está “plagado” de productos con marcas que dicen ser naturales: “con arroz y soya” eso decía un producto que encontré y al revisar el respaldo para ver los ingredientes no existía ningún etiqueta que tuviera información detallada o a veces las etiquetas son tan pequeñas… digo tan pequeñitas que ni con lupa se puede leer la lista de ingredientes.

Así que fui a innumerables páginas web y una y otra vez me decepcioné, nuevamente derivados de petróleo o simplemente se omitía la lista de ingredientes. Hasta marcas reconocidas que se dicen naturales, o de “natura” no contienen  subproductos del petróleo pero contienen MICA, ya había escuchado algo referente a este mineral que  hace que nuestros ojos y rostro tengan un brillo o resplandor de diferentes tonalidades, por lo general se encuentra en: las sombras, los polvos, el rubor y las bases, entre otros.

Lo admito, a mi me encantaban esas chispas diminutas resplandecientes de  Oxicloruro de bismuto,  pero buscando un poco mas encontré que las personas que trabajan en las minas de este mineral tienen problemas pulmonares,  pero lo que me pareció indignante es lo que señala la Ong Made in a Free World  que dice que el 60% de  la explotación de Mica proviene de India y que en ese país  existen casos de  niños  que desde los cinco años de edad son forzados a trabajar en minas ilegales y  peligrosas.

Pero el fenómeno del trabajo infantil no solo está en India, según el informe Mundial sobre  trabajo infantil de la OIT  publicado en el 2013, se estima que 215 millones de niños y niñas se encuentran en  una situación de explotación laboral  y que  la mitad de ellos realizan trabajos peligrosos, y  no necesariamente todos están asociados a la industria cosméticas.

En dicho estudio también se anota que a pesar que a nivel global en el periodo 2000 a 2008 el trabajo infantil disminuyó se observó un aumento especialmente en  Colombia, de forma marginal en el Salvador, Pakistán y Togo, y en otros como  países como Brasil y Ecuador una reducción.

Aunque, no se ha terminado de compilar la información de todos los países  se señala que es muy posible que las cifras de trabajo infantil sean mayores como producto de la crisis económica y que este fenómeno sea más común en los países más pobres.

¿Qué apoyamos? ¿A quién le compramos? ¿Qué perpetuamos? …por tener un resplandor tornasolado.

Obvio no lo sabíamos, no estábamos informadas, tal vez hasta ahora nos enteramos, cómo se nos iba a pasar por la cabeza que al tener una rutina de belleza pudiéramos estar  inmersas en esta cadena de esclavitud, cual efecto mariposa nuestros hábitos inconscientes generan una calamidad al otro lado del mundo.

 

Por fortuna muchas empresas de cosméticas están tomando consciencia de sus prácticas y en pro de por lo menos ser más responsables con el ambiente y con el consumidor han mejorado sus procesos y de esto tratan las siguientes certificaciones que encontré:

  • BDIH de Alemania
  • Cosmebio de Francia
  • Ecocert Greenlife SAS de Francia
  • ICEA de Italia
  • Soil Association de Gran Bretaña

Todos ellos se han agrupado en el seno de la AISBL (Asociación Internacional con base en Bruselas) con el objetivo de definir unos requisitos mínimos comunes, armonizar unas normas de certificación de los cosméticos ecológicos y naturales y llevar a cabo actividades de presión ante las instituciones. Estas iniciativas se agrupa bajo una norma privada llamada COSMOS (COSMetic Organic Estándar), la cual busca o se suma a los principios del estándar ECOCERT versión 2013, que son:

  • Promocionar el uso de ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.
  • Utilizar procesos de producción y transformación respetuosos con el medio ambiente y la salud humana.
  • Integrar y desarrollar el concepto de “química verde”.

En Colombia, hasta el momento encontré dos empresas certificadas en ECOCERT:

Pure Chemistry: empresa Colombiana, dedicada a desarrollar, manufacturar y comercializar productos cosméticos con certificación orgánica (ecológica, BIO), cosméticos veganos y certificados libres de crueldad (cosméticos Cruelty Free).

Y la línea Ecobeauty de Oriflame

Personalmente me alegra encontrar opciones que satisfacen por lo menos la mayoría de mis inquietudes y espero encontrar muchas más. Sin embargo, falta mucho por recorrer, que  con este aleteo de consciencia ojala podamos cambiar el mundo o por lo menos hacerlo más coherente.

Feliz semana y gracias por visitar este espacio.

el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" (proverbio chino)

el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” (proverbio chino)

Post relacionados

¿Y tú qué toxico te aplicas en tu rutina de belleza y cuánto pagas por esto?

¿Cómo hacer para que el cilantro te dure cinco semanas?

cilantro.1

 

Sí, cinco semanas leíste bien, por lo general cuando compras el cilantro y lo dejas en la nevera te dura unos cuatro días y eso, pero con estos sencillos pasos te durará cinco semanas. ¡Pruébalo! .. .y te sorprenderás.

  1. Consigue un cilantro fresco.
  2. A penas llegues a tu casa corta su tallo de 2 a 4 centímetros.
  3. Llena un frasco de vidrio con 2 a 3 cm de agua y coloca el cilantro en éste como si fuera un florero. Puedes marcar el frasco con un sticker con la fecha en que realizaste esto.
  4. Tapa las ramas del cilantro que sobresalen del frasco con la bolsa que usaste para comprarlo o con una bolsa plástica tranparente.
  5. Déjalo en la nevera, un buen sitio para esto son los compartimientos de la puertas en la parte de abajo.
  6. Cuando el agua este un poco turbia la puedes cambiar y a los 15 días puedes cortar un centímetro nuevamente su tallo.
  7. Esto lo puedes usar también para: los espárragos y el perejil entre otros.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¡Inténtalo!

 

De pronto para “ya” no es.

De pronto para “ya” no es.

De pronto para “ya” no es.

“¡Yayaístas!” “¿Qué?” “Ya-ya-ís-tas” “¿Per-dón?” “Sí. No hay planes, no hay pausas, cada frase, cada orden y cada cosa, todo lo rematan con el ya. ¿Para cuándo es cualquier cosa? pues hombre, p’a ya.” Eso me lo dijo un francés con quien trabajé cuando era asistente de investigación en la universidad.

En ese momento me causo gracia y no entendí muy bien a lo que se refería aquel hombre hasta que me incorporé al mundo laboral.

Entre los jefes el ya no solo es una simple palabra, el remate autoritario detrás de “tráigame un tinto” (escriba “ya” al final) o detrás “arregle esa vaina” (ya sabe que poner). Sus significados son variados: si usted termina con el ya, no solo quiere las cosas ahora, se muestra resuelto, determinado, seguro, incluso interesante. Si usted dice “ya”, el “ya” es urgente, el “ya” es como la negrita, todo lo subraya.

Los bogotanos no queremos solamente arreglar nuestra ciudad, lo queremos ahora. El plan de desarrollo, ya; el proceso de paz, ya; bajar el desempleo, ya; remediar la pobreza, ya; el tráfico, ya. Y claro, el gancho aparece a este palabra, los compañeros usuales del ya: se le tiene, no más diga, yo se lo coloreo, listo jefe, todo está preparado, todo está p’a antier.

Qué extraña medida del tiempo, que forma tan curiosa: el ahora es la única condición que conocemos. Y de pronto es una condición muy pobre.

Lo simpático del asunto y como bien lo anotaba aquel francés, es que nada está para “ya”, la contratación del estado p’a ya se demora casi nueve meses y cuando ya está listo todo para publicar “ya” pasó el tiempo y “ya” no se puede contratar, y esta es la respuesta de por qué las entidades no ejecutan la mayor parte del presupuesto, por qué los proyectos no salen bien y de otras muchas cosas que se quieren “p’a ya”.

El p’a ya para lo único que sirve es para estresar a todo el mundo. ¿Pero por qué rayos queremos todo p’a ya? … será una tara mental que nos quedó de los cuentos de hadas que leímos en la infancia, en los cuales aparecía el hada madrina o el genio de la lámpara y solucionaba todo en un instante, o será el acoso de la tecnología que crea una sensación de simultaneidad e inmediatez que devalúa de manera creciente la formas de la espera y la lentitud, como dice Lipovetsky.

Así no nos guste todo toma un tiempo y el mejor ejemplo nos lo da la naturaleza. Sí sembramos una semilla hoy, por más que le ordenemos a los gritos “crece ya” solo crecerá en el momento que deba hacerlo, y lo hará cumpliendo todas sus etapas desde su germinación, pasando por la floración hasta la maduración de sus frutos, no se saltará ninguna etapa, no tomará atajos, simplemente lo hará.

Hasta la próxima y despacio que voy de afán.

El Dinero, medio o fin.

13.dinero

 

Schopenhauer decía:”Los hombres están acertados en valorar el dinero, porque, semejante a un proteo, se transforma en todos sus deseos”, haciendo referencia al dios griego que podía cambiar de forma. Es así que el dinero materializa todos los deseos y sirve en nuestro ingenuo entender como escudo que brinda protección de los miedos.

Técnicamente el dinero es un medio de intercambio que cumple las funciones de: medio de pago, unidad de medida de todos los valores, medio de atesoramiento y medio de acumulación de capital. Pero en la realidad es aún más y la teoría económica se queda corta en explicar este fenómeno.

En esta sociedad monetizada en la que vivimos “todo tiene un precio” y hemos convertido al dinero en casi un dios, y nuestro bienestar está estrechamente ligado a este medio, llegamos al punto que construimos un relación tanto a nivel personal como colectiva con el dinero, en donde el único propósito claro es ganar más para por supuesto gastar más o mejor aún complacer todos nuestros deseos y evitar la materialización de los miedos.

Creo que para construir una relación sana con lo que significa el dinero para cada persona es importante hacerse ciertas preguntas, que al principio pueden parecer sin sentido pero que revelaran aspectos importantes que cambiaran definitivamente la forma de relacionarnos con el dinero, entre las cuales sugiero las siguientes:

¿Qué significa el dinero para mí?
¿Es el dinero un medio o un fin?
¿En qué gasto el dinero?
¿Cómo era el manejo del dinero en mi casa cuándo era una niña o un niño?
¿Qué debo cambiar para mejorar mi relación con el dinero?
¿Qué actividades puedo disfrutar sin gastar dinero?

Si bien es cierto el dinero es el medio que nos permite interactuar en la sociedad monetizada, existe una gran riqueza en cada una de nuestras vidas, la cual no se compra con el dinero y es importante redescubrirla; en ese momento nos sentiremos más libres del yugo de tener que pagar por todo un precio.

Feliz semana y gracias por visitar este espacio.

Otras entradas relacionadas
Identificando el Cavernícola que vive en mí