Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

 

Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

Las cadenas de la esclavitud en la industria del maquillaje y los sellos ecológicos de calidad.

Parece algo sencillo optar por productos más naturales y ecológicos pero en el momento de elegir siempre me asalta la pregunta: ¿Será que este producto no contiene químicos tóxicos y si es así quién o qué  me lo garantiza?

El mercado está “plagado” de productos con marcas que dicen ser naturales: “con arroz y soya” eso decía un producto que encontré y al revisar el respaldo para ver los ingredientes no existía ningún etiqueta que tuviera información detallada o a veces las etiquetas son tan pequeñas… digo tan pequeñitas que ni con lupa se puede leer la lista de ingredientes.

Así que fui a innumerables páginas web y una y otra vez me decepcioné, nuevamente derivados de petróleo o simplemente se omitía la lista de ingredientes. Hasta marcas reconocidas que se dicen naturales, o de “natura” no contienen  subproductos del petróleo pero contienen MICA, ya había escuchado algo referente a este mineral que  hace que nuestros ojos y rostro tengan un brillo o resplandor de diferentes tonalidades, por lo general se encuentra en: las sombras, los polvos, el rubor y las bases, entre otros.

Lo admito, a mi me encantaban esas chispas diminutas resplandecientes de  Oxicloruro de bismuto,  pero buscando un poco mas encontré que las personas que trabajan en las minas de este mineral tienen problemas pulmonares,  pero lo que me pareció indignante es lo que señala la Ong Made in a Free World  que dice que el 60% de  la explotación de Mica proviene de India y que en ese país  existen casos de  niños  que desde los cinco años de edad son forzados a trabajar en minas ilegales y  peligrosas.

Pero el fenómeno del trabajo infantil no solo está en India, según el informe Mundial sobre  trabajo infantil de la OIT  publicado en el 2013, se estima que 215 millones de niños y niñas se encuentran en  una situación de explotación laboral  y que  la mitad de ellos realizan trabajos peligrosos, y  no necesariamente todos están asociados a la industria cosméticas.

En dicho estudio también se anota que a pesar que a nivel global en el periodo 2000 a 2008 el trabajo infantil disminuyó se observó un aumento especialmente en  Colombia, de forma marginal en el Salvador, Pakistán y Togo, y en otros como  países como Brasil y Ecuador una reducción.

Aunque, no se ha terminado de compilar la información de todos los países  se señala que es muy posible que las cifras de trabajo infantil sean mayores como producto de la crisis económica y que este fenómeno sea más común en los países más pobres.

¿Qué apoyamos? ¿A quién le compramos? ¿Qué perpetuamos? …por tener un resplandor tornasolado.

Obvio no lo sabíamos, no estábamos informadas, tal vez hasta ahora nos enteramos, cómo se nos iba a pasar por la cabeza que al tener una rutina de belleza pudiéramos estar  inmersas en esta cadena de esclavitud, cual efecto mariposa nuestros hábitos inconscientes generan una calamidad al otro lado del mundo.

 

Por fortuna muchas empresas de cosméticas están tomando consciencia de sus prácticas y en pro de por lo menos ser más responsables con el ambiente y con el consumidor han mejorado sus procesos y de esto tratan las siguientes certificaciones que encontré:

  • BDIH de Alemania
  • Cosmebio de Francia
  • Ecocert Greenlife SAS de Francia
  • ICEA de Italia
  • Soil Association de Gran Bretaña

Todos ellos se han agrupado en el seno de la AISBL (Asociación Internacional con base en Bruselas) con el objetivo de definir unos requisitos mínimos comunes, armonizar unas normas de certificación de los cosméticos ecológicos y naturales y llevar a cabo actividades de presión ante las instituciones. Estas iniciativas se agrupa bajo una norma privada llamada COSMOS (COSMetic Organic Estándar), la cual busca o se suma a los principios del estándar ECOCERT versión 2013, que son:

  • Promocionar el uso de ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.
  • Utilizar procesos de producción y transformación respetuosos con el medio ambiente y la salud humana.
  • Integrar y desarrollar el concepto de “química verde”.

En Colombia, hasta el momento encontré dos empresas certificadas en ECOCERT:

Pure Chemistry: empresa Colombiana, dedicada a desarrollar, manufacturar y comercializar productos cosméticos con certificación orgánica (ecológica, BIO), cosméticos veganos y certificados libres de crueldad (cosméticos Cruelty Free).

Y la línea Ecobeauty de Oriflame

Personalmente me alegra encontrar opciones que satisfacen por lo menos la mayoría de mis inquietudes y espero encontrar muchas más. Sin embargo, falta mucho por recorrer, que  con este aleteo de consciencia ojala podamos cambiar el mundo o por lo menos hacerlo más coherente.

Feliz semana y gracias por visitar este espacio.

el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" (proverbio chino)

el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” (proverbio chino)

Post relacionados

¿Y tú qué toxico te aplicas en tu rutina de belleza y cuánto pagas por esto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s