El cáncer no vence al amor. (Lo que aprendí de Mis Recetas Anticáncer)

El cáncer no vence al amor.

El cáncer no vence al amor.

Me hubiera sido tan útil este libro para comprender mejor lo que sucedió, pero tal vez si no hubiera pasado por lo que pasé ni siquiera lo hubiera mirado, probablemente porque solo hablar de cáncer me parecía algo terrible e improbable, en mi opinión teníamos hábitos saludables y pensaba ingenuamente que eso le daba a otros… que equivocada estaba.

Sin saberlo hacia mucho tiempo se venía gestando en la persona más querida para mí esta enfermedad, camuflado en síntomas imperceptibles ante nuestros ojos y peor aún ante los ojos de los médicos que consultamos por mucho tiempo. ¿Quién sabe? … quizás solo normalizamos lo anormal.

De repente esta enfermedad se desencadenó de una forma arrolladora y total, nos dieron un sentido pésame de diagnóstico, sentencia inobjetable que se cumplió exactamente un mes después, pero que a mí me tomó dos años y cuatro meses entender.

Fue así que inicie esta búsqueda para entender qué fue lo que pasó, y así llegué a este libro, Mis Recetas Anticáncer, que podría confundirse con un libro de cocina por su título, pero es el recorrido heroico e investigativo de la doctora y paciente Odile Fernández Martínez, que al ver que seguía viva un día después de Reyes, fecha en la cual esperaba que se cumpliera su sentencia de muerte por padecer esta enfermedad, decidió hacer algo adicional a los tratamientos médicos convencionales y asumió su enfermedad con una actitud más activa, impulsada por el deseo de ver crecer a su hijo de tres años se aferró a la vida, teniendo presente que igual podría perderla pero prefirió intentarlo. Su receta para su caso como ella lo dice se resume en tres cosas: una comida sabrosa, amor y paz interior.

Gracias a su libro pude por fin entender que es el cáncer, y dejé de verlo como una maldición, la peor de las suertes y otros sinónimos que la ignorancia y el miedo le dan. Entendí que es una enfermedad que existe desde que hay vida en nuestro planeta, comienza en una célula que por diferentes motivos se transforma y deja de trabajar en armonía con las demás, y al encontrar un ambiente propicio o procáncer se estimula su crecimiento, también comprendí que es posible modificar en nuestros cuerpos este ambiente y que uno de nuestro mejores aliados para combatirlo es nuestro sistema inmunológico.

La Doctora Odile narra todos estos temas de una forma sencilla, intima e ilustrada, usando varios recursos lo que permite a sus lectores que no somos ni médicos ni científicos entender con claridad que es esta enfermedad,y en que consisten los diferentes tratamientos y terapias alternativas que se pueden encontrar. Para mi leer su libro fue como una larga charla amena, cercana y hasta dolida, porque no es fácil afrontar esta enfermedad ni como paciente ni como familiar, al recorrer sus páginas te cuenta su experiencia, inquietudes, miedos y reflexiones de forma franca, y confiesa que es afortunada, si bien pudo salir victoriosa como un ave fénix no necesariamente puedo haber sido así.

Lamentablemente, existen personas que se aprovechan del dolor de los pacientes y de sus familiares con el único fin de lucrarse, como es el caso de la blogera que confesó la semana pasada que no tuvo cáncer y que le mintió a sus seguidores para conseguir fama y dinero. Recuerdo que en nuestro proceso con mi mamá más de una vez nos topamos con vendedores de vitaminas y milagros, que no respetaron nuestro dolor en los últimos momentos y nos asediaron para que les compráramos sus productos. Mis Recetas Anti cáncer no es el caso, te invita a cambiar de hábitos y a reflexionar acerca de nuestras emociones.

De las cosas que aprendí en sus 546 páginas, todas valiosas, destaco el tema de la alimentación sana, y debo confesar que a pesar que creía tener hábitos saludables estaba lejos de lo que es una alimentación sana, aún hoy lo estoy, nuestra comida se debe ver como un plato de arcoíris de vegetales y frutas frescas y ojala orgánicas, consumir menos proteínas animales, especialmente las más grasas y abolir el consumo del azúcar y de los alimentos procesados y refinados, que es importante cocinar en ollas y sartenes que no desprendan tóxicos y que todo es mejor a fuego lento sin carbonizar nada, que es importante darse tiempo, meditar, escuchar al cuerpo, decir NO y reconocer los conflictos no resueltos.

En el capítulo en donde trata el tema de la emociones, la doctora Odile reconoce la importancia de dar gracias al cáncer, a pesar que suena algo imposible de agradecer. El cáncer es un proceso que convulsiona nuestras vidas, creencias y nos invita a reinventarnos. “El cáncer te ayuda a saber quiénes son tus verdaderos amigos y las personas que realmente te aman”, este proceso es tan doloroso y reorganiza totalmente tus prioridades en la vida en donde cobra importancia en primer lugar el amor y la familia.

A pesar que cada cáncer y que cada paciente requiere una atención particular, y no necesariamente todos se encuentran en el mismo momento de avance de la enfermedad, lo cual pueda permitir un mayor margen de maniobra en tiempo para ayudarse con un cambio de la alimentación y que el paciente pueda recibirla, porque no necesariamente todos se encuentran en condiciones de recibir alimento, creo que la revisión de las investigaciones realizada por la doctora Odile puede ser interesante para entender la enfermedad, para ayudar a prevenirla y para brindar en la medida de las posibilidades un mayor bienestar al paciente, ya sea físico o emocional.

Gracias doctora Odile por compartir su experiencia.

Dedico este post a todas las personas que han padecido la enfermedad, las que la vencieron, a las que no, a mi madre y a mis tías que partieron muy jóvenes de este mundo por causa de esta, y especialmente a mi compañero de batalla, mi hermano Fernando, con quien pasé por lo que se podría llamar un Infierno, no salimos victoriosos pero si con una forma diferente de ver la vida, y comprobamos que el cáncer no vence al amor.