¿Qué dice tu casa de ti?

 

¿Qué dice tu casa de ti?

¿Qué dice tu casa de ti?

Eddi Morra, escritor fracasado y adicto, después de haber tomado un píldora transparente de un compuesto llamado NZT 48 que hace que su cerebro se organice de una forma  diferente, clara y ordenada, llega a su casa, y se pregunta:  ¿Podría vivir yo aquí?  El lugar era un total desastre, la primera idea que se le vino a la cabeza fue incinerarlo todo, pero la cordura pudo más y terminó por arreglarlo. En síntesis, es una de las escenas de la película Sin Límites (Limitless, When your open your mind) interpretada por Bradley Cooper y Robert de Niro.

En el Feng Shui, el orden, la limpieza, la ubicación de los objetos y de los muebles son aspectos importantes para el flujo de la energía vital (Chi). De cierta forma es como si tú casa fuera una prolongación de ti y a su vez te influenciara, es por eso que a través de identificar los diferentes cuadrantes del mapa Ba Gua en tu hogar comienzas a reflexionar acerca de las diferentes áreas de tu vida, lo cual tiene algún impacto interesante.

Recorres tu hogar como un ávido pero ajeno explorador, y entonces tu casa te dice cosas de ti, algunas de las cuales ni siquiera te has dado cuenta, pero están presentes: los periódicos y revistas  arrumadas sin abrir en la esquina de algún cuarto, los proyectos postergados, los sueños abandonados, la basura que generas, la falta de tiempo, lo que amas y te esmeras en cuidar, todo habla de ti.

Tu mundo interno se manifiesta físicamente en ese espacio, todos tus conflictos, sueños y anhelos toman forma allí, de hecho en los programas de acumuladores que pasan por Discovery comienzan identificando un conflicto emocional antes de poder arreglar  y organizar una casa.

Organizar o mejorar un espacio, ya sea público o privada, puede cambiar hasta el ambiente de seguridad, ejemplo de esto fue la aplicación de la teoría  de  las Ventanas Rotas de los criminólogos James Q. Wilson y George Kelling, en la cual afirmaban que el crimen es el resultado  inevitable del desorden. “Si se rompe una ventana y se deja sin arreglar, la gente que pase por delante deducirá que a nadie le importa y nadie se ocupará de arreglarla. Al poco tiempo aparecerán más ventanas con los cristales rotos, y pronto el edificio afectado dará cierta sensación de anarquía a toda la calle.” Teoría que fue aplicada en la ciudad de Nueva York para mejorar la seguridad en el sistema de transporte  masivo en los años noventa.[1]

¿Por dónde podemos empezar a organizar?

Existen varias técnicas y tendencias, y a mí me convencen las siguientes las cuales te quiero compartir:

El espíritu del KAIZEN: filosofía japonesa que  fue   adoptada en occidente en temas de calidad y la mejora continua, y se aplican a través de la metodología de las 9 “s”, a veces estos métodos de calidad pueden resultar tediosos pero  creo que este es muy  útil, a continuación enuncio cinco de estos pasos de una forma adaptada al hogar  sin llegar a que sea algo burocrático.

  1. SEIRE (Clasificar): separar lo necesario de lo innecesario, para aplicar este principio puedes revisar tus cosas e identificar lo cosas que usas de las que no,  estas  últimas las podemos: usar, regalar, vender, donar o pensar algún uso alternativo, con este ejercicio liberas espacios valioso en tu casa, y lo puedes aplicar en todo: habitaciones, cocina, biblioteca, garaje, etc.
  2. SEITON (Ordenar): se estable un orden para saber dónde están las cosas y ahorrar tiempo en su búsqueda, creo que para aplicar esto en tu casa debes respetar el orden o la lógica de quien usa ese espacio. Ejemplo de esto son las habitaciones de los niños, por lo general son montañas de juguetes. Hace unos años entrar a la habitación de mi hija era algo terrible, solo pensar que tenía que organizar su cuarto me generaba un dolor de cabeza, y para ella organizarlo también era algo muy complicado. Durante muchos días pensé cual sería la mejor forma, y se me ocurrió organizar su cuarto por mundos de juego, a ella le gustó esta idea y es capaz de conservar ese orden de alguna manera.
  3. SEIZO (Limpiar): mantener condiciones de aseo e higiene.
  4. SEIKETSU (Estandarizar/Control Visual): mantener el orden lógico acordado para que los miembros de la familia puedan saber en dónde va cada cosa.
  5. SHISHUKE (Disciplina y Hábito): Mantener ese cambio logrado a través de la disciplina y el hábito.

En temas de mejoramiento continuo también se aplican los siguientes puntos: SHIKARI (Constancia), SHITSUKOKU (Compromiso), SEISHOO (Coordinación) y  SEIDO (Estandarización).

EL Mapa BAGUA del Feng Shui: es una herramienta para aplicar el Feng Shui, se divide en los siguientes espacios o cuadrantes:

  • Finanzas, Fortuna y Prosperidad.
  • Prestigio, Reputación y Reconocimiento.
  • Relaciones, Amor y Asociaciones.
  • Familia y Salud.
  • Creatividad e Hijos.
  • Sabiduría.
  • Carrera, Profesión, Misión.
  • Benefactores y Viajes.

Existen muchas páginas en internet  especializadas en el tema que te ayudan a explorar esta herramienta o puedes pedir ayuda a un consultor profesional. Rescato de esta herramienta que te permite realizar una reflexión interna y externa al identificar las áreas de tu casa a que cuadrante del mapa pertenecen, y al disponer o mejorar el orden y ubicación de los objetos y muebles te puedes sentir más cómodo y feliz en tu hogar.

ZERO WASTE: aunque  no es una filosofía que se oriente  específicamente a la  organización de tu casa, si te ayuda a organizar tu vida de una forma diferente para no generar desperdicios,  su aplicación impacta tu vida y el entorno en un mundo donde cada día cobra una mayor importancia disminuir o eliminar la contaminación. El desperdicio cero, que es una tendencia que cada día tiene nuevos  adeptos que  logran disminuir o eliminar la basura de sus vidas, se puede realizar a través de los siguientes pasos en el siguiente orden consecutivos, los cuales son  propuestos por una de sus mejores exponentes   Bea Johnson (Zero Waste Home)

  1. Rehusar lo que no se necesitas, como: revistas, catálogos, empaques, entre otros.
  2. Reducir lo que se necesita.
  3. Reusar, volver a utilizar.
  4. Reciclar lo que no se puedaS ni rehusar, reducir, reusar o reciclar.
  5. Realizar compost.

También puedes seguir la propuesta de  Lauren Singer (Trash is for Tosser), que propone los siguientes pasos:

  1. Evaluar tu basura, para lo cual te puedes preguntar: ¿Cuánta basura estoy produciendo y de qué tipo? ¿Por qué estoy interesado(a) en reducir mi impacto? ¿Qué otras alternativas tengo que sean sostenibles? ¿Qué necesito para ser feliz?
  1. Etapa de Transición, empezar a reducir el tamaña del desperdicio y deshacerse de las cosas innecesarias, para lo cual puedes llevar bolsas reutilizables, botella de agua contigo (en contendores sustentables), eliminar el plástico de tu vida, realizar donaciones, ser creativo, etc.

¡Te imaginas un mundo sin basura!

Como humanidad tenemos todos esta casa llamada planeta Tierra, y la huella que dejamos habla de nosotros, como: las montañas de desechos de plástico en la India,  la isla basura de 1.400.000 Km2 en el océano Pacifico, los botaderos a cielo abierto, las fuentes de agua contaminadas, el desperdicio de comida. ¡Todo habla de nosotros! Nos convertimos en una sociedad plástica y desechable que está haciendo estragos en nuestro hogar, en nuestros cuerpos y en todo.

¿Podremos cambiar? … yo espero que si, tal vez esa píldora que debemos tomar es consciencia y amor, por nosotros, por la naturaleza, por el futuro de nuestros hijos, por una vida mejor.

Recorramos nuestra casa y abramos los ojos, muchas respuestas podemos encontrar.

En el siguiente video Bea Johnson abre las puertas de su casa minimalista y chic , y muestra como al aplicar  la filosofía Zero Waste desde el año 2008  ha podido mejorar su vida y las de los miembros de su familia, a través de: comer de una forma más saludable, simplificando el quehacer de su casa y disfrutando más su vida, ahorrar dinero (casi el 40% de los gastos de su casa comparado con el dinero que gastaba antes de adoptar esta filosofía), eliminar tóxicos y productos nocivos para la salud, entre otros.

[1] The Tipping Point, Malcom Gladwell., pagina159, capitulo El Poder del Contexto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s