Qué tal si deliramos por un ratito…

“¿Qué tal si deliramos por un ratito? ¿Qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible?

El aire estará limpio de todo veneno que no provenga de los miedos humanos y de las humanas pasiones, en las calles los automóviles serán aplastados por los perros.

La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por el ordenar, ni será comprada por el supermercado, ni será tampoco mirada por el televisor; el televisor, dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas.

Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez que comenten quienes viven por tener o por ganar en vez de vivir por vivir no más, como canta el pájaro sin saber que canta, y como juega el niño sin saber que juega.

En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo; nadie vivirá para trabajar, pero todos trabajaremos para vivir.

Los economistas no llamaran nivel de vida al nivel de consumo, ni llamaran calidad de vida a la cantidad de cosas; los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas, los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos; los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas; la solemnidad se dejará de creer que es un virtud, y nadie…nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo; la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero.

La comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos. Nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión. Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle, los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero porque no habrá niños ricos. La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla, y la Policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla.

La justicia y la libertad, hermanas siamesas, condenadas a vivir separadas volverán a juntarse bien pegaditas espalda contra espalda. En Argentina, las locas de plaza de mayo serán un ejemplo de salud metal porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria.

La santa madre Iglesia corregirá algunas erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo. La Iglesia también dictará otro mandamiento que se le había olvidado a Dios: Amaras a la naturaleza de la que formas parte.

Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma, los desesperados serán esperados, y los perdidos serán encontrados, porque ellos se desesperaron de tanto esperar y ellos se perdieron por tanto buscar.

Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de belleza y voluntad de justicia, hayan nacidos cuando hayan nacido, y hayan vivido donde hayan vividos, sin que importe ni un poquito las fronteras del mapa, ni del tiempo.

Seremos imperfectos… porque la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo, en este mundo chambón y jodido, seremos capaces de vivir cada día como si fuera el primero y cada noche como si fuera la última[1]

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano (1940-2015)

Que sus palabras perduren…

 

[1] Transcripción video.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo evitar los gastos hormiga, dobles y el derroche?

¿Cómo evitar los gastos hormiga, dobles y el derroche para mejorar tus finanzas personales?

¿Cómo evitar los gastos hormiga, dobles y el derroche para mejorar tus finanzas personales?

El inicio del año es un aterrizaje forzoso a la realidad,  enero por lo general siempre nos espera con noticias  poco alentadoras, como: el incremento de los precios, nuevos impuestos, el alza del dólar y la disminución del poder adquisitivo.

Algunos (as) hasta consultaremos el zodiaco y  el horóscopo chino para buscar algún alivio que nos diga que las cosas serán mejores de lo que nos  informan los grandes economistas o el ministro de hacienda. Pero a pesar que el panorama económico no sea el más favorable podrás sortear los obstáculos y aprovechar las oportunidades que se presenten a través de mejorar la gestión de tus finanzas, y un tema importante para esto es el análisis del gasto, por lo cual hoy quiero reflexionar de tres saboteadores presentes en este componente, los cuales son:

Los gastos hormiga: son aquellos pequeños gastos que realizamos de una forma inconsciente todos los días en pequeñas cosas que no representan un gran valor, como: chicles, dulces, café, postres, cigarrillos, antojos y un sinfín de pendejadas. El caso es que llegamos a la casa sin un peso en el bolsillo porque nos gastamos todo y  lo peor es que no sabemos ¿en qué?

Para poder identificar estos gastos es importante que estés muy atento a tu comportamiento en cuanto a esto de forma diaria, para eso te aconsejo llevar un control, y mejor aún realizar y seguir un presupuesto. (Lee también: Identificando el Cavernícola que vive en mí y Cómo hacer un presupuesto de una forma fácil)

 

Los gastos dobles: personalmente he nombrado estos gastos así, ya que me he dado cuenta que a veces uno paga cosas o servicios dos veces o hasta más, y esto se puede explicar mejor con los siguientes ejemplos: por lo general pagamos el servicio de internet en la casa y en el celular,  y contamos con éste en otros lugares como: en el trabajo, cafés y otros sitios, y no necesariamente lo requerimos siempre, otro ejemplo es pagar un gimnasio y tener la posibilidad de acceder a estos servicios a través de las empresas a las cuales estamos vinculados laboralmente ( si es una empresa o institución grande), contamos con programas del gobierno gratuitos para el acondicionamiento físico, o tenemos la opción de gimnasio al estar afiliados a una cajas de compensación.

Reconocer estos gastos es más difícil porque dependen de cada persona, pero si quieres mejorar el remanente de tus ingresos es importante hacer un ejercicio de identificación de estos gatos y pensar una estrategia para disminuirlos, creo que es importante preguntarse antes de realizar un gasto: ¿Existe una opción gratuita o de menor costo para este gasto? y  ¿me ofrece las condiciones que necesito?

El derroche: Estos temas por lo general pueden estar presente en todos tus gastos desde el derroche de servicios públicos hasta el desperdicio de alimentos, en fin en todo, y es un tema que al analizarlo con calma y detenidamente podrás realizar grandes avances y ahorrar mucho dinero. (Lee también: Medidas básicas para cuidar el agua, Si no lo estás usando… ¡Apágalo!, Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos)

Así como realizamos un esfuerzo para percibir nuestros ingresos es importante pensar cómo los gastamos.

Te invito a ver mi primer video blog con respecto a este tema.

 

 

Aprendiendo a Derivar en Estado de Alerta.

Fuente Fotografía: http://en.freejpg.com.ar/

Fuente Fotografía: http://en.freejpg.com.ar/

 

En algún momento de mi vida tuve todo planeado, detalle y realicé cada actividad que me permitió alcanzar las metas propuestas, determiné los tiempos y realicé con dedicación el trabajo que se requería. Sabía exactamente  dónde quería llegar, cómo lo iba a lograr y casi casi cuánto tiempo me iba a tomar en el alcanzarlo, y gracias a todo ese esfuerzo y dedicación diaria  alcance muchas de las metas que me tracé. ¿Pero qué pasa cuándo lo impensable sucede y te cambia la vida? ¿Cuándo el plan trazado ya no tiene sentido? ¿Cuándo las prioridades cambian? ¿Cuándo estas a la deriva?

 

Por lo general en cualquier proyecto y en las decisiones de la vida es prudente  identificar y medir los riesgos,  realizar las acciones para evitarlos o disminuirlos. Pero a veces hasta lo inimaginable pasa, y todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, en muchos casos la desesperación hasta nos  puede ahogar, y  establecer nuevos objetivos y metas puede ser algo abrumador, especialmente en este mes de enero en el cual es normal que la mayoría de las personas establezcan nuevos propósitos, que al final del primer trimestre abandonaran.

 

Creo que es importante establecer objetivos y metas pero  también lo es parar y darse cuenta del momento que se vive, ser flexible y coherente. Por lo cual me llamó la atención este consejo del brillante economista Manfred Max Neef dado en la clase Magistral El Mundo en Colisión (Andalucía, España, 2012) y hoy te lo quiero compartir:

 

…El mejor consejo que creo que le puedo dar a la gente joven  (…) es que cuando estén frente a una alternativa (…) siempre la gente que los quiere (…) les aconsejará que traten de buscar lo que les conviene. Mi conclusión a esta altura de mis 77 años de acumulada juventud, es que ese es un pésimo consejo, si ustedes viven toda la vida haciendo lo que más les conviene tendrán una vida bastante miserable, ustedes no tienen que hacer lo que les conviene, ustedes tienen que hacer lo que tienen que hacer (aunque la vida  tenga altibajos), y eso es lo único que les dará la satisfacción cuando lleguen a viejos, haber sido coherentes con ustedes mismos.”

 

“Cuando llega la crisis existencial y vas a donde las personas con las que te sientes muy cercano para pedir consejo (…), por lo general la gente que te quiere te da como consejo, (…)  y yo también lo di y me arrepiento de haberlo dado, (…) es que  debes tener  las cosas claras y saber  para dónde vas (…), y ese consejo lo hacen con todo el cariño y es un desastre,  la otra cosa que yo he descubierto a estas altura es que la que la gente  que sabe exactamente para donde va es la que nunca descubre nada, porque se da lo que yo llamo la obsesión del punto fijo, (…) estoy aquí y debo llegar allá, y en consecuencia todo lo que está en el medio  se percibe como obstáculos que deben ser superados para llegar a donde quiero llegar, y resulta que en esos presuntos obstáculos está toda la aventura de la vida (…). El consejo es aprender a derivar en estado de alerta, sacar todas tus antenas y derivar, derivar no es dejarse llevar por la corriente”.

“Si alguno de ustedes ha hecho surf (…) sabe que va a llegar a la playa pero no sabe con exactitud en dónde, porque está jugando con la ola, con el movimiento, con el viento, está derivando con todas sus antenas desplegadas con todos los estímulos que está recibiendo y va aterrizar en algún lugar de la playa, pero no sabe de antemano en qué metro cuadrado será, es lo mismo, derivar en estado de alerta teniendo en cuenta todos los estímulos que son los que generan la creatividad, y todo eso lo  montas en el caballo de la coherencia, y tendremos un mundo nuevo en donde por lo menos  todos seremos regularmente más felices.”[1]

Espero que en este 2016 derives en estado de alerta y disfrutes la aventura de la vida.

Consejo completo del minuto 6,10 hasta terminar el video.

 

[1] Intervención adaptada para la escritura del post