¿Necesitas un jardín en tu vida?

¿Necesitas un jardín en tu vida?

El jardín era el lugar más encantador y misterioso que Mary había visto jamás.” Mary había encontrado el Jardín Secreto que se escondía en la casa de su tío en Misselthwaite y este encuentro cambiaría su vida, y a su vez la de otros, y en síntesis es la historia que se narra en el libro para niños El Jardín Secreto de Frances Hodgson Burnett.

 

Desde tiempos inmemoriales los jardines han cambiado las vidas de quienes se han dejado seducir por su encanto, y desde el antiguo Egipto se consideraban como tesoros en los cuales se cultivaban: árboles frutales, especies exóticas, hierbas medicinales, flores entre otras plantas que rodeaban los estanques rectangulares en los cuales se encontraban nenúfares, papiros y otras plantas acuáticas que hacían el deleite de las casas y de los templos; de hecho todas las grandes culturas han desarrollado su propio estilo de jardín.

Pero si vives en una gran ciudad en la cual predomina el concreto y no el verde, tener un jardín es como un acto de rebeldía y de reencuentro con la naturaleza, conexión que hemos ido perdiendo con el tiempo pero que es vital para existir. A través de la historia de Mary y su primo Colin encuentro el jardín como  un espacio para cultivar el alma, el sustento y la esperanza, por lo cual en este post se entrelazan textos de este libro y algunas experiencias encontradas; espero que sea de tu agrado así como para mí fue escribirlo.

 

– ¡No puedo esperar más! – dijo- ¡Tengo que ir al jardín! Mary, (El Jardín Secreto)”

 

Jardines como Fuente de Sustento, Cambiando la Composición del Suelo y la de la Comunidad.

 

Y es que en el jardín sucedían cosas maravillosas. Al principio, los brotes verdes se abrieron camino a través de la tierra, de la hierba e incluso de las grietas de los muros,(El Jardín Secreto)”

 

De Basurero a Jardín

La Granja Escuela Agroecológica Mutualitas y Mutualitos

“Click” en la imagen para ver más información de la experiencia.

 

Esta experiencia la leí hace algún tiempo en el periódico más importante de mi país y se encuentra localizada en mi ciudad; se trata de “La Granja Escuela Agroecológica Mutualitas y Mutualitos, un experiencia de tipo familiar de acceso y retorno a la tierra, encabezada por doña Rosa Evelia Poveda Guerrero, mejor conocida como “Rosita”, una mujer campesina de origen boyacense que llegó a la ciudad de Bogotá a la edad de 6 años, arrebatada de su cuna rural, en el municipio de Moniquirá, departamento de Boyacá, Colombia. Quien después de mucho tiempo de estar luchando en la ciudad consiguió un lote en el barrio la Perseverancia donde actualmente funciona su granja, en ese entonces dicho espacio era un basurero, ella con esfuerzo lo limpió y lo convirtió en un verdadero oasis en el centro de Bogotá, en cual comparte su experiencia con respecto a la agricultura orgánica y el uso de semillas nativas[1].

 

La Guerrilla del Jardín in South Central LA

La Guerrilla del Jardín in South Central LA

“Click” en la imagen para ver más información de la experiencia.

Ron Finley vive en South Central Los Ángeles, un lugar en el que predominan los restaurantes de comida rápida, las licorerías y espacios baldíos; un lugar en donde las personas se están muriendo por sus malos hábitos alimenticios, los cuales se pueden cambiar, “existen tanto centros de diálisis en este lugar como lugares de comida rápida” y el acceso a comida fresca y saludable es casi inexistente.

Ron estaba cansado de ver los efectos de la mala alimentación que se planteó lo siguiente: “Si la comida era el problema, la comida sería la solución”, por eso comenzó a sembrar con un grupo de personas un jardín al frente de la acera de su casa en el cual cultivaron: hortalizas y verduras, y a su vez promovieron el trabajo voluntario para mantener el jardín.

Todo marchaba bien hasta que alguien se quejó y recibió una advertencia por parte del gobierno para que quitará el jardín. Ron y sus vecinos decidieron luchar por su iniciativa y realizar una propuesta que contó con el apoyo de 900 personas, con lo cual pudieron mantener su jardín.

Para Ron los efectos de sembrar y mantener un jardín son impresionantes. Los niños aprenden a comer de forma saludable sin mucho esfuerzo: “Si los niños cultivan kale comen kale y se cultivan tomates comen tomates”. Adicionalmente, la jardinería tiene un efecto terapéutico impresionante en las personas, “ver crecer un girasol ante tus ojos especialmente si vives en la ciudad tiene un efecto tan positivo que es difícil de explicar”. El jardín también ofrece formas de cohesión social, en esta experiencia los jóvenes encuentran una manera de ser incluidos en su comunidad a través del trabajo voluntario, y de sentirse orgullosos de plantar su propio alimento. En sus términos son eco-revolucionarios y sus armas de lucha son sus herramientas de trabajo que les permiten decidir y construir sus vidas.

 

 

Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica

 A veces, cuando miro a los árboles y el jardín, noto un extraño sentimiento de felicidad, que me inunda el pecho y me hace respirar más rápido. Voy a esforzarme para que la magia siga entrado en mí, Colin, El Jardín Secreto.”

  “La Horticultura es la ciencia y el arte de cultivar frutas, vegetales, flores y plantas ornamentales. La palabra horticultura se deriva de “Hortus”, huerto o jardín, y Cultura, cultivo o cultura”. “El uso de la horticultura como terapia y como instrumento educativo y socializador se utiliza hace más de medio siglo con una amplia implantación y reconocimiento en países como: Reino Unidos, Irlanda, Alemania, Canadá y Estados Unidos, principalmente[2]

“El uso de materiales vivos que necesitan de cuidado y atención, crean una responsabilidad en el alumno/paciente y lo hacen sentir importante y útil. Por otro lado, el ejercicio físico unido al constante contacto con sabores, aromas, texturas y sonidos estimula la producción de endorfinas, hormonas relacionadas con la sensación de bienestar general y ánimo positivo. Como se ve en el crecimiento de una planta, hay algo mágico en los poderes de la naturaleza. Las flores transcienden a través de sus semillas, repitiendo constantemente el ciclo”. “El ciclo de las plantas nos da la esperanza de una nueva vida y la oportunidad de volver a empezar”[3]

Aquella noche Colin durmió de un tirón y, cuando por la mañana abrió los ojos, estaba más contento y sereno de lo que nunca había estado. Sentía como si hubiera pasado toda su vida atado y, de repente las cuerdas se hubieran roto y lo hubieran liberado de su prisión,Colin, El Jardín Secreto.”

lavender-317037_960_720

” La jardinería no sólo mejora la calidad de vida de las personas que sufren de Alzheimer sino que sirve para aliviar la angustia que genera la demencia. No hay demasiadas pruebas científicas de que la jardinería tenga un efecto duradero, pero algunos médicos británicos disponen de abundantes anécdotas como evidencia de que los jardines terapéuticos mejoran el humor de los pacientes y reducen la alteración de la conducta. La tendencia está empezando a desarrollarse en los centros geriátricos y hogares de día.”  Newsweek, 1/25/04

  

Jardines de todos los tamaños

 ¿Podría… -dijo Mary temblando-, podría tener un pedacito de tierra? Mary, El Jardín Secreto.”

 Por lo general cuando pensamos en un jardín lo asociamos a una extensión considerable de tierra. Sin embargo, con un poco de creatividad en cualquier espacio puedes tener un jardín, como en: balcones, cocinas, patios, paredes, hasta puedes encontrar muebles que te pueden ayudar a construir un jardín.

Milagros Urbanos, Revolución Botánica: “es una marca que crea soluciones de diseño para la agricultura urbano orgánica que son funcionales y decorativos y pueden ser ubicadas en interiores y exteriores”[4]. Y adicionalmente, brinda asesoría y talleres en Agricultura Urbana.

Concursos de Jardinería en Balcones y Terrazas en Gijón: en la búsqueda de información me encontré con este concurso que se realiza en Gijón, España, que sensibiliza a los ciudadanos en el tema ambiental y de paso embellece su ciudad. Se realiza el concurso en cuatro categorías diferentes: vivienda unifamiliar, terrazas, ventanas/balcones, fachadas y fuera de concurso. ¡Simplemente hermoso!

 

El Jardín como un espacio sagrado y pagano

Las rosas tardías trepaban por los árboles, pendían de las ramas y se apiñaban unas contra otras. El sol acentuaba los matices amarillentos de los árboles y le daba al jardín el aspecto de un templo, El Jardín Secreto”

El Jardín Japonés: se pueden encontrar en algunos de los siguientes estilos: Jardines de Paseo (suelen incluir un paseo en torno a un estanque), Jardines de Aposento (para contemplarlos desde un lugar), Jardines de Té (un camino que conduce a lugar para realizar la ceremonia del té) y Jardines de Contemplación. Estos jardines son introducidos por los monjes Zen, por lo cual también se conocen como Jardines Zen.

Buddhist temple visitors traditionally purify themselves by the ritual washing of hands and mouth, water is running from a tube called a kakeiLos Jardines Zen tienen como propósito sugerir la atmósfera general de montaña y agua, en un espacio pequeño, disponiendo el diseño del jardín de modo tal que parezca haber sido auxiliado más que gobernado por la mano del hombre. El jardinero zen no se propone imponer sus propias intenciones a las formas naturales, sino que trata de seguir la intención inintencional de las formas mismas, aunque esto implique el máximo cuidado y de habilidad”[5] por su sencillez y austeridad evocan una sensación de serenidad y claridad la cual es posible captarla en una fotografía.

 

El Jardín de los Dioses Olvidados: en el Renacimiento el jardín se alejó de la idea que se tenía en la Edad Media en el cual predominaban los espacios cerrados dedicados a la oración y se pasó a jardines abiertos para el disfrute, en los cuales los Dioses de la Mitología Greco Romana encontraron un espacio en el cual fueron acogidos por la naturaleza formando templos abiertos.

 

El jardín es sin lugar a duda un espacio que nos brinda un contacto directo con la naturaleza y su ritmo, espacio que lamentablemente en la arquitectura de proyectos de vivienda de varias ciudades de países en desarrollo se ve como un accesorio y no como una necesidad. Tal vez la mejor opción para comprender como un jardín puede enriquecer nuestras vidas es cultivar uno propio.

 

Hay que cultivar nuestro jardín, El Candido, Volteire.”

El Jardín Secreto

Ver libro.

 

Bibliografía:

http://ruc.udc.es/bitstream/2183/12904/1/CC-98_art_12.pdf

Situación Actual y reto de Futuro, Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica.

http://www.imserso.es/InterPresent2/groups/imserso/documents/binario/rap4afondo1.pdf

http://culturalpaideia.blogspot.com.co/2014/05/cronica.html

http://concursojardineria.elcomercio.es/2013/tema.php?tema=vivienda-unifamiliar

El Jardín Secreto, Frances Hodgson Burnett, adaptación de Rebeca Martín e ilustraciones de Inga Moore, Editorial Vicens Vives.

El Camino del Zen de Alan W Wattas, PocketEdhasa.

Wikipedia.

http://www.newsweek.com/activities-elderly-gardening-therapy-125777

Páginas web y videos de las experiencias

[1] http://ruc.udc.es/bitstream/2183/12904/1/CC-98_art_12.pdf

[2] Situación Actual y reto de Futuro, Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica. Irma Peña Fuciños, Terapeuta Hortícola.

[3] Asociación Chilena de Terapia Hortícola, http://asociacionchilenaterapiahorticola.blogspot.com.co/p/que-es-la-terapia-horticola.html

[4] Milagros Urbanos: http://www.milagrosurbanos.com/quienes-somos.html

[5] El Camino del Zen, Alan W Watts, página 229, Editorial Pocket Edhasa.

 

Un Mundo sin Basura es Posible. (Zero Waste, Rompiendo Paradigmas)

Zero Waste Español

La primera vez que escuche el nombre de Basura Cero (“Zero Waste”) me pareció algo imposible y hasta ingenuo; este nombre lo llevaba un programa de gobierno de recolección de basura en mi ciudad, el cual fue un desastre, y no alcanzó a lograr sus objetivos ni mucho menos implementó la estrategia de forma completa; por lo cual conocí este término de la peor forma posible.

Pero en mi proceso de encontrar más coherencia con mis acciones, especialmente con el ambiente, encontré información de personas en países iguales de “locos” a mí, y estas personas promueven una filosofía llamada “Zero Waste”[1] y me di cuenta que sin saberlo había comenzado intuitivamente a recorrer el camino de esta filosofía, pero sin mucha técnica ni estrategia.

En nuestra lógica, bien ilógica, estamos acostumbrados a producir desperdicios, lo vemos como algo normal e imposible de evitar, tanto nos hemos acostumbrado a esta estupidez que hasta pagamos para enterrar la basura, y hasta celebramos que en nuestras ciudades se abran otros rellenos sanitarios (en el mejor de los casos) pensando que esto es lo que se debe hacer, y los más conscientes hasta nos sentimos orgullos de reciclar, pero necesitamos hacer mucho más.

La Basura en nuestro actual sistema es un desperdicio que en el mejor de los casos va a un relleno sanitario, lugar que ocupa muchas hectáreas de tierra en las cuales se generan líquidos tóxicos de la descomposición de los residuos llamados lixiviados, los cuales por lo general se filtran y contaminan la tierra y las aguas; en el proceso de descomposición también se generan gases como el metano y otro que aportan al fenómeno de cambio climático, y por lo general estos lugares atraen plagas como roedores. Todo lo anterior afecta a la población, especialmente a la más cercana que por lo general son personas vulnerables.

Diapositiva3

 

 

 

 

 

 

 

 

En Bogotá existen 600.000 personas que han entablado acciones jurídicas debido a la afectación en su salud que provocó un derrumbe hace 18 años en el relleno de mi ciudad. Sin embargo, es importante decir que estos derrumbes se han seguido presentando. Hasta los organismos de control en mi país han advertido de la tragedia que se puede presentar en Doña Juan (el relleno sanitario de mi ciudad). En otras palabras hemos estado jugando a la estrategia de la tragedia.

Basura = Alimento

La filosofía “Zero Waste” no gestiona residuos los evita, debido a que se inspira en una premisa muy fuerte que es: Basura = Alimento. Es difícil pensar que la basura sea alimento pero esto tiene mucha lógica si cambiamos la forma de producción y nuestros hábitos de consumo.

“Zero Waste” se inspira en la naturaleza, en ésta no existe el desperdicio, el residuo es un alimento que nutre a las plantas o a los animales. En esta lógica se alberga el concepto de producto inteligente, lógica en el cual todo debe volver al suelo de una manera segura, saludable y nutritiva, ya sea para la biosfera o para la tecno biosfera, de esa forma no existe desperdicio, ni residuos que se deban gestionar.

Mucho más que el reciclaje

El reciclaje es el proceso mediante el cual se extraen materiales del flujo de residuos y se reutilizan en la industria, por lo general este proceso aplaza el tiempo en el cual los residuos se convertirán en basura, especialmente para los materiales como: papel, cartón, plásticos y otros que se utilizan en empaques, pero no todo el material recuperado se puede reciclar debido a las siguientes situaciones: la capacidad de estos materiales para ser reciclados se va perdiendo cada vez que se tratan de reincorporar al sistema productivo, a la mala gestión de los residuos que estropean su capacidad para ser reciclados, por su mal diseño (existen productos que no se pueden reciclar debido a que no se pueden separar sus componentes entre otros muchos aspectos) y/o porque no existen mercados para su comercialización y transformación.

El reciclaje es algo que ha ayudado a despertar consciencia ambiental, pero debemos dejar el objetivo de reciclar más por el de desechar menos. Esto me recuerda a los concursos y competencias de reciclaje que hacen en los colegios, en los cuales los padres terminan comprando más productos para que los niños puedan presentar más pilas de papeles y envases de plástico o aluminio; en estos términos hacemos todo lo contrario al objetivo de proteger al ambiente.

 

Reciclaje de forma Integral

En la filosofía y estrategias que se utilizan en el “Zero Waste” se incluye el reciclaje pero de una forma integral, en el cual se tiene en cuenta el desempeño del ecosistema y no solamente el sistema económico.

 

Filosofía de la Cuna a la Cuna, rediseñando la forma en que hacemos las cosas “Cradle to Cradel: Remarking the Way We Make Things”

Los creadores de este concepto publicado en el libro que lleva su nombre en el año 2002, son el químico Michael Braungart y el arquitecto William MacDonoug; en este los autores proponen un cambio de enfoque, en vez de reducir el consumo de energía nos debemos centrar en el diseño y concepción de cualquier producto, y tener en cuenta todas sus fases desde la extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje entre otras, de manera que ni siquiera sean necesarios los gastos de energía, y que incluso el balance de gastos y aportes sea positivo.[2]

 

Componentes del “Zero Waste”:

  1. Reducir el consumo y los desechos.
  2. Reutilizar los desechos.
  3. Responsabilidad extendida de los productores.
  4. Reciclado Integral.
  5. Compostaje integral o biodigestión de materiales orgánicos.
  6. Participación Ciudadana.
  7. Prohibición de la incineración de desechos.
  8. Mejorar el diseño de producto corriente arriba para eliminar sustancias tóxicas, además de diseñar para la durabilidad y la reparación.
  9. Políticas eficaces, regulaciones, incentivos y estructuras de financiamiento que respalden los sistemas.

 

Después de contarte algunas cosas acerca del “Zero Waste”, creo que los ejemplos hablan solos:

 

Empresas y líneas productivas

Rohner Textiles: en los años 80 esta empresa tenía un gran problema ambiental, por lo cual tenía que mover el sitio de su operación industrial o solucionar el inconveniente, y que bueno que decidieron hacer lo segundo, no como muchas empresas que deciden mudarse a países que tienen políticas poco restrictivas con el tema de los residuos, que por lo general son los países pobres.

Para encontrar una solución a su problema decidieron contratar al arquitecto William Mc Donough quien les participó el concepto de: Basura = Alimento, con esto decidieron cambiar su forma de producción y pasar de insumos sintéticos a fibras naturales, y de químicos tóxicos a colorantes seguros para el ambiente. Los desperdicios sólidos se convirtieron en fieltro compostable, y con ayuda de un proveedor pudieron desarrollar 16 colorantes biodegradables y seguros con los cuales lograron dar diferentes gamas de colores a todas sus telas.

A un problema tan complicado le encontraron una solución creativa y sencilla que permitió solucionar el problema de los desperdicios.

 

Ford Rouge Center: este ejemplo pertenece más a la arquitectura sustentable, pero gracias al rediseño que se inició en el año 2000 pudieron solucionar muchos de sus problemas de residuos y mejorar el ambiente en general. El objetivo propuesto por William Mc Donough y Michael Braungart fue que la planta fuera un lugar seguro y hermosos para que los niños de los trabajadores pudieran visitarla, lo cual era algo difícil de pensar pero fue posible. Actualmente, los beneficios han sido impresionantes, mejoró el ambiente, la salud de los empleados y han ahorrado muchos recursos en calefacción y mantenimiento, el efecto positivo tanto interno como externo se nota.

 

Trigema, empresa alemana que desarrolló camisetas sin tóxicos que al completar su ciclo de uso en condiciones óptimas se descomponen, en otras palabras se pueden compostar.

 

“Original unverpackt”, supermercado sin empaques en Berlín: en este supermercado podrás comprar lo que necesites sin empaques, con esto dejas de comprar basura que es en lo que se convierten los empaques.

 

Personas y Familias Zero Waste

Bea Jhonson del Blog Zero Waste Home: adoptó la filosofía “Zero Waste” desde el año 2008 con la cual ha podido mejorar su vida y las de los miembros de su familia. Con su estilo de vida ahorra casi el 40% de lo que gastaba antes de adoptar esta filosofía. Actualmente lidera un aplicativo llamada “Bulk App” con el cual puedes localizar y añadir lugares en los cuales se pueda comprar a granel y así solo comprar alimentos y no empaques.

 

Lauren Singer, Blog Trash is for Tosser: esta joven neoyorkina ha logrado vivir sin generar basura desde hace más de dos años.

Y así como ellas existen muchas personas más en el mundo que han adoptado la filosofía Zero Waste, y que la comparten a través de sus blogs, como: Zero-Waste Chef, The Zero Waste Girl, My Zero Waste, The Rouge Ginger, The Green Transition, Gittemary, ECO BOOST, y muchos y muchos más que se unen a través de diferentes redes como Zero Waste Blogger Network y grupos en Facebook como Zero Waste Heroes, en el cual amablemente me han aceptado hace algunos meses, pero casi toda la información, especialmente la mejor que he encontrado por lo  general está en Inglés o en Francés, por lo cual hoy te invito a que me acompañes en el grupo recién creado en Facebook llamado Desperdicio Cero/ “Zero Waste”, en el cual podremos compartir experiencias y promover esta cultura en nuestro idioma.

Con amor

Daya

 

 

 

grupo.zero.waste.español

 

Post relacionados

¿Qué dice tu casa de ti?

Bibliografia:

La Historia de la Cosas, Annie Leonard.

Manual de Reciclaje McGraw Hill

Video Desperdicio Cero

http://www.ifashion.co.za/index2.php?option=com_content&task=view&id=1413&pop=1&page=

Muchos y muchos blogs

[1] Prefiero utilizar el término en inglés debido a que en español me sigue recordado al programa de gobierno que les comenté, el cual tuvo las mejores intenciones pero no funcionó.

[2] Wikipedia.