La fuerza de un solo cambio

La fuerza de un cambio.

La fuerza de un cambio.

 Por: Fernando Galindo

Si usted es de la personas que están abrumadas con tanta información sobre la responsabilidad ambiental, sobre la sociedad de consumo, sobre la manipulación de los medios, sobre cualquiera de estos temas, este artículo es para usted.

Y es comprensible, quién no quiere escapar del vértigo, quien no quiere evitar esa sensación de impotencia cuando estamos bombardeados en todos los frentes: por un lado  todos los días la publicidad martilla a nuestra puerta: compre esto, compre aquello, compre esto otro, cambie, diga, haga, siga, continúe, piense, saque la billetera, gaste, pida prestado; por otro lado los demás nos alertan: que la comida manipulada y los perjuicios para la salud, que las radiaciones y el cambio climático, que la corrupción, que las especies en extinción, que cientos de cosas que están afectando nuestra vida y afectan la supervivencia de nuestra especie. El problema consiste en que nos dan tanta información que no podemos asimilarla; nos convertimos en una miscelánea de titulares y de señales de advertencia que a menudo olvidamos. La desorientación por el vértigo es uno de los resultados, la inacción, otro, y este es el verdadero problema.

El primer cambio fundamental que sugiero, el primer de todos, es mantener una higiene de la información. Hoy sabemos que nuestra memoria inmediata solo puede manejar un número limitado de datos, que podemos ser malabaristas de una habilidad extraordinaria, pero si añadimos una naranja más… llega un momento en que todas se caen al suelo. Por esto esta recomendación: mantenga una higiene en la información, no caiga en la espiral de saltar de un lugar a otro. Cuando caemos en esa dinámica, nuestra atención y nuestra memoria comienzan a andar a ritmos decrecientes. Sepamos qué vamos a ver, qué deseamos buscar, exploremos, pero encontremos primero esa medida. Internet es uno de los grandes logros de la historia, pero es preciso que seamos navegantes que siguen trayectorias, resulta preciso que seamos navegantes que cuenten con la destreza de no caer en un remolino de datos y tonterías donde nuestra atención y disfrute termina destruyéndose. Esta higiene lo ayudará, solo tiene que intentarlo un par de días y se dará cuenta. Quite un poco, ya sea del celular, del computador, de la t.v,  y verá cuánto gana.

El mundo de los medios pareciera alimentarse a sí mismo en un frenesí absurdo. El compromiso es bombardear y existen algunos mensajes que ganan muy poco cuando los bombardean. Para la farándula esta técnica funciona a las maravillas. Sirve para el fútbol, sirve para la política, sirve para vender, pero no sirve para todo.

Esto nos lleva a nuestra segunda y última reflexión. Los temas que nos preocupan, los temas ambientales, los temas de ahorro y de salud que ocupan este blog, también caen, tristemente, en esta misma dinámica. A veces nos vemos bombardeados de cientos de páginas y de artículos sobre los desastres y los perjuicios en nuestro cuerpo o en el medio ambiente. Recibir el bombardeo de la información no sirve para crear una consciencia duradera. Que sean legítimas las alarmas… eso es otro tema, pero escuchar las sirenas encendidas todo el tiempo sólo sirve para la sordera. Es comprensible que nos preocupen los mil y un temas, pero, para no caer en el vértigo, es fundamental que los tomemos uno por uno, que abramos un espacio en nuestra vida para entender las advertencias que nos hacen, que podamos evaluarlas, sopesarlas, medirlas e implementar así los cambios. Cualquier cambio que hagamos es importante y el hecho de que no podamos hacerlos todos, no puede frenarnos de no hacer algunos, ya sea la comida, ya sea el ahorro, ya sea la basura, ya sea el consumismo. Tomar todos a la vez lo dejará sumido en un vértigo insufrible, pareciera que las alarmas son tantas que el mundo amenaza con romperse bajo nuestros pies, ante semejante escenario resulta lógico no hacer absolutamente nada. En cambio cuando tomamos uno a uno el escenario es distinto.

Hay personas que cuentan con la facilidad de hacer cientos de cambios en muy poco tiempo, pero no todos son así. Cada cambio que se implemente, cada paso que se dé, dará una fuerza que irá acumulándose poco a poco, que ayudará a enfrentar con más seguridad y diferentes herramientas los cambios más exigentes. Este blog brinda toda una serie de caminos que están ahí como la piedra de toque para iniciar los cambios: ya sea el campo del dinero, ya sea en el zero-waste, ya sea en el tema del cáncer, ya sea en la cocina…  Inicie por un tema y sígalo con tanta congruencia como considere posible. Y poco a poco obtendrá la fuerza suficiente para los demás. La consciencia a veces se adquiere dando pasos de paloma, para robarle la expresión a Nietzsche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s