Más Amor y Menos Migraña (Reseña)

Libro: Más Amor, Menos Ibuprofeno

Desde hace un par de años comencé a experimentar unos fuertes dolores de cabeza llamados migrañas. Los cuales se fueron apoderando de mi vida  por completo; pasé de ser una persona activa y vital a una persona inválida e incapacitada que se refugia en la oscuridad y en la quietud de su habitación. Lejos de la luz, del ruido, de los olores fuertes, de mi familia y de mis sueños.

Tal vez tuve que llegar al fondo de la situación para reunir fuerzas y verla desde una perspectiva diferente, no podía continuar con episodios semanales de cuatro días de duración. Algo en mí andaba muy mal y lamentablemente no se reflejaba en los exámenes de sangre ni de hormonas que me realizaron en el último año. El Ibuprofenos y el Paracetamol se volvieron mis constantes compañeros diarios, pero ya ni siquiera me hacían efecto, no podía seguir así. Los medicamentos en este caso en  particular no me estaban devolviendo la salud.

El que sufre este dolor sabe la tristeza y la impotencia que se siente al notar cómo se te va la vida en la oscuridad. Me cansé y de ir al médico y no obtener una respuesta, me cansé de que mi vida dependiera de cajas de medicamentos que no me curaban.

Al no tener una idea clara de qué podía hacer, decidí hacer una sola cosa, involucrarme en mí curación y hacer lo que tuviera que hacer para recuperar mi salud. El primer paso fue buscar información al respecto, lo primero que encontré fue la estrecha relación que existe entre un hígado saturado de toxinas y los dolores de cabeza. Con el fin de darle un descanso a mi hígado dejé por más de veinte días alimentos que creí eran imprescindibles para mí vida: el café, los lácteos, el chocolate entre otros alimentos que ahora consumo con mucha precaución y ocasionalmente.

Pero a pesar del avance  que veía en la disminución de los episodios de migraña necesitaba entender mejor lo que me ha estado pasando.

Un día a principios de enero  visitando la biblioteca cercana, a la cual le tengo cariño, al pasar por uno de los corredores llenos de libros vi este libro llamado: Más Amor, Menos Ibuprofeno,  el título me pareció tan simpático y como tenía un cupo para llevar un libro más decidí llevarlo. Por mi cabeza no se me había pasado buscar un libro escrito por un Osteópata, estaba buscando libros escritos por Neurólogos, al leer el libro entendería mejor por qué un Osteópata podía hablar con tanta claridad y experiencia del tema.

Más Amor, menos Ibuprofeno, es el libro escrito por  el Doctor David Ponce, el cual se relaciona también con su primer libro: El dolor de espalda y la emociones. Esa noche en casa leí de manera absorta su libro, el cual volví a releer después de terminarlo, por fin tenía la respuesta a  varias de mis preguntas, como por ejemplo: por qué se presentaban vómitos en los episodios de migraña, por qué al quitar algunos alimentos los episodios se disminuían, por qué debía tomar agua, por qué algunos episodios de migraña coincidían con mi ciclo menstrual, entre muchas otras más respuestas a mis inquietudes.

Entendí que el dolor de cabeza es un síntoma  de otras enfermedades complejas, es como una alarma que nos avisa que algo en nosotros está mal. El libro ha sido una invitación para descubrir qué causa que esa alarma se prenda en lugar de solo querer apagarla con un medicamento. Esto no quiere decir que no se deba tomar medicamentos en casos en lo cuales el  dolor sea insoportable.

El Doctor Ponce invita al lector a revisar lo que él llama el terreno del paciente, que son la suma de sus hábitos de alimentación, ejercicio, higiene, postura, historia personal, entre otros muchos aspectos. Sugiere llevar un diario del dolor para identificar las causas y detonadores del dolor de cabeza y habla de la importancia de escuchar a los pacientes. Gracias a este libro entendí qué es un dolor de cabeza y cuál es la diferencia con respecto a la migraña, que afecta más al sistema nervioso, a las partes nerviosas del cráneo y a toda la trama de nervios relacionadas entre sí (trigémino, oftálmico, maxilar, etc).

Aborda la anatomía del cuerpo y de una forma clara explica la importancia de mantener una buena circulación para que los fluidos corporales puedan cumplir con sus diferentes funciones, como  llevar oxígeno y alimento así como también desechar sustancias nocivas. En esta acción interviene el sistema circulatorio, nervioso, muscular y el óseo, en este caso en particular las vértebras cervicales. Al ser los Osteópatas los profesionales de la salud  que se involucran con el movimiento del cuerpo pueden ofrecer una visión integral de esta enfermedad, especialmente cuando se han descartado problemas mayores como tumores.

Con claridad de detalle en su libro el doctor Ponce explica las diferentes causas del dolor de cabeza, entre estas se encuentran causas: circulatorias, mecánica,  hepático digestivas, hormonales y la causa emocional. También tipifica los diferentes dolores de cabeza desde una perspectiva de la medicina China.

Al revisar lo anotado por el doctor me sentí identificada con varios de sus pacientes, como con aquella señora que no tomaba agua de manera suficiente, los problemas de postura que fui abonando con las interminables horas frente a un computador, reconozco que he abusado de varios alimentos, muchos de los cuales son difíciles de procesar para mi hígado y que muchas veces “no digiero” bien las emociones, más de una vez en la vida he  llamado a los problemas dolores de cabeza.

Entendí que debo mejorar mi manejo del estrés, el cual puede afectar al sistema circulatorio, nervioso, mecánico, hepático y digestivo, lo cual puede  derivar en un gran dolor de cabeza.  Me asombré al conocer acerca de la terminaciones nerviosas del cuerpo y como en algunos casos el dolor emocional y físico pueden converger en ciertos puntos,  así como de otros datos interesantes que el doctor explica en su libro.

Creo que tengo un camino largo por recorrer, pero ya he implementado varias de las acciones descritas en la parte del libro llamada: decálogo para tratar las causas del dolor. También he visto una Osteópata en las últimas semanas y estoy más comprometida con mi curación, tratando de cumplir la máxima para mejorar mi salud según el padre de estas terapias: “Conocimiento, actitud y hábitos”  Ahora entiendo que quererme y cuidarme es una forma más de amar a mi familia.

El día de mañana devolveré esta copia del libro a la biblioteca y conseguiré una para mí, porque no dudo que es un libro que seguiré consultando de forma frecuente por la valiosa información que contiene.

 

Agradecimiento especial a: el Doctor David Ponce por su libro y a mi familia por  cuidarme y acompañarme en este proceso.

Enlaces de interés

Más Amor  Menos Ibuprofeno  

Doctor David Ponce

En esta nueva sección del canal  de YouTube llamada Tiempo para Leer te comparto una muy pero muy breve reseña del Libro Más Amor Menos Ibuprofeno del Doctor David Ponce.