Cocinando Delicias con Alimentos Rescatados (Así vivimos Disco Sopa)

29 de abril, Bogotá, 9:00 am

Disco Sopa Bogotá 2017
Teatro de Garaje Bogotá

Cada año se pierde ⅓ de toda la comida que producimos en el mundo, pero  hoy la historia sería diferente. El correo de confirmación del evento en que me inscribí decía que tenía que llevar: un cuchillo, un pelador, un delantal, una tabla para picar, platos, cubiertos y varios contenedores. Todo  listo y doble, porque mi hija de 10 años me acompañaría.

Todo lo que llevé a Disco Sopa

 

Antes de salir de la casa hicimos un protector para prevenir cortaduras para mi hija. Con este  “gadget”, algunas  instrucciones  y mi supervisión mi hija podría manejar un cuchillo afilado para participar en la preparación de los alimentos, lo cual sería una gran experiencia para ella.

De camino hacia el evento me preguntaba tantas cosas, como: ¿quienes estarían en el evento? ¿ tendríamos los alimentos suficientes para  los asistentes? ¿los alimentos recuperados se podría utilizar para cocinar? Y especialmente ¿cuántas personas irían al evento? Esta era la interrogante que más inquietud me causaba, debido a que esta iniciativa ciudadana e independiente llamada Disco Sopa se celebraría en Bogotá por primera vez.  Lo que no sabíamos es que también se celebraría el  primer Día Internacional de la Disco Sopa en cuarenta países.

 

 

En casa desde hace algún tiempo había adoptado nuevos hábitos  para disminuir el desperdicio de alimentos, lo cual no solamente  había sido  bueno para el ambiente también lo era para mi bolsillo: planeando  las compras, aprovechando los alimentos de temporada, realizando un mejor  manejo de  los alimento y  usando técnicas de preservación y conservación había reducido el gasto en alimentos en un 30%.

Estudio DNP, click en la imagen para ver el estudio

 

Con esta experiencia estaríamos en otro eslabón de la cadena, utilizaríamos  los alimentos que se descartan en plazas y en supermercados; es decir los alimentos que se botan a la basura porque no tienen la estética ni la frescura que por lo general deseamos los consumidores; prácticamente los habían rescatado de convertirse en basura. Para muchos la sola palabra basura genera repulsión pero debemos replantear su significado, estamos botando la abundancia de la vida mientras millones de personas en el mundo no tienen  alimentos suficientes.

 

11:00 am

 

Cuando llegamos habían varias personas moviendo canastas plásticas llenas de alimentos, varias de papas sabanera y criolla, zanahoria, habichuela, yuca, bananos, papaya, mango, una manzana, cilantro, un vegetal extraño, entre otros muchos más.

Alimentos Rescatados Disco Sopa Bogotá

 

Lorena y Karen, organizadoras del evento, nos dieron la bienvenidas. Prestas nos pusimos nuestros delantales y nos alistamos para colaborar. El Chef Julián de Slow Food Colombia nos encargó las frutas.

 

Mesa de Frutas, Disco Sopa Bogotá

En una mesa acomodamos  cuatro papayas grandes muy maduras, un racimo de bananos pecosos y otros  muy negros.  Ante nuestros ojos se nos presentaba la ironía de la vida; no eran pocos los disgustos que había tenido con mi hija porque  ella despreciaba los bananos pecosos  y los que teníamos al frente eran muy pecosos y varios muy negritos,  teníamos la misión de picarlos y de utilizar nuestra creatividad para hacer algo delicioso.

La nena cocinando

 

La hora de la Sopa y las otras delicias

Se utilizó vajilla retornable, Disco Sopa Bogotá libre de plástico desechable

Todo lo que comimos fue delicioso y alcanzó para todos los asistentes del evento, los cuales pudieron degustar un festín gratuito. Es difícil pensar que con  esa lechuga achilada, o  que con  ese bananito negro, o  con la papita de forma extraña se  pudieran hacer platos  tan maravillosas como estos:

 

Entradas:

Galletas con salsa ceviche de mango

Coctel de Fruta: mezcla de banano, papaya y una salsa de guayaba.

Pan con Mermelada de Mango: trocitos de pan con mermelada de mango, jengibre y naranja.

Galletas con salsa ceviche de mango: galletas integrales con una salsa de  vinagre y mango maduro, cebolla rojo, cilantro y tomate.

 

Platos Principales

Sopa de Verduras:

 

Sopa de Verduras: sopa de verduras y tubérculos con un toque de cilantro finamente picado.

Sopa de Carnes: carnes, verduras y tubérculos con un toque de cilantro finamente picado.

Ensalada Verde

Ensalada Verde: ensalada de hojas verdes finamente picada con un aderezo especial.

Salteado de Verduras Mixtas: verduras mixtas salteadas.

 

Postre Delicia de Banano: bananas muy maduras, con toques de azúcar y canela, decorado con uvas pasas y  nueces tostadas.

Postre Delicia de Banano

 

Las delicias que nos llevamos para la casa

Mermelada de Mango

Adicional a todo lo que comimos también pudimos llevar para la casa un poco de mermelada en un contenedor que llevé al evento, una mascarilla de papaya, miel  y avena que nos aplicamos en el rostro con mi hija al día siguiente, la cual fue una maravilla porque nos dejó la piel muy  suavecita 😍y unas papitas criollas que nos sirvieron como acompañamiento del almuerzo del día domingo.

Esta experiencia cambió por completo nuestra apreciación de los alimentos.Mi hija  nunca más le volverá hacer el feo a los bananitos pecosos.

Disfrutamos, compartimos, reímos y aprendimos. En conclusión la pasamos bien, creo que eso es lo significa cocinar en parche😉.

Para ver más fotografía click (aquí)👈

Links de interés:

Stop Waste Food Colombia

Disco Sopa Colombia

Slow Food Colombia

Los monstruo mercados

Fuente imagen: freejpg.com.ar

Por: Fernando Galindo

Los llamaron “Los filósofos de la sospecha”, esta denominación se debe a que estos pensadores consideraban que detrás de las instituciones y la economía descansaba una agenda secreta, que todo cuanto veíamos no era sino una marioneta que se contorsiona sobre el escenario; la tarea de los pensadores consistía entonces en seguir el camino de los hilos y llegar hasta las manos del titiritero, descubrir, en suma, la verdad. La sospecha era fundamental, pero para muchos era simple paranoia, hoy, por el contrario, parece inevitable.

Desde luego pareciera mucho más cómodo y agradable dejarse llevar por la corriente de anuncios publicitarios, fluir en medio de los empaques plásticos y las necesidades recién horneadas, pareciera más sencillo confiar en la publicidad y dejarse proteger bajo la tutela de las instituciones. Confiar en las fábricas, confiar en las empresas, no revisar las facturas, quedarse tranquilo con las cuentas impresas. Claro, resulta más simple. Para muchos, sin embargo, hay algo incomodo en esa presunta comodidad. El traje nos pica. El zapato nos talla, así de simple. Hemos tenido la suerte de vivir a caballo entre dos mundos, de contemplar en nuestra memoria dos horizontes que se distancian de manera radical: por un lado tenemos el mundo que se descubre ante nuestros ojos, donde el poder de la publicidad ha estirado sus tentáculos hasta la orilla más íntima de todas; por otro el mundo del pasado, donde esa publicidad y esas necesidades aún no alcanzaban semejante influencia sobre las personas. Cuando el pensador francés Gilles Lipovestky nos habla de las distintas edades de la publicidad da en el clavo: es preciso examinar esto. Ya lo hizo él en La felicidad paradójica. Nosotros examinaremos sólo una cuestión. Estos hipermercados, ultramercados, monstroumercados, (me robo la frase de los Simpsons).

La sospecha ya lleva años rondándome, ahora recuerdo la primera vez que apareció. Estábamos con mamá en la entrada de uno estos monstruomercados tomando algo, afuera llovía y no había ningún afán. Las atiborradas cajas se convirtieron en una obra teatral delante de nuestros ojos. De repente veíamos el desfile de carros llenos de electrodomésticos, de televisores, pitillos, licuadoras, palos de trapero, cajas de plástico, pareciera que cada familia fuera a amueblar su casa por primera vez. Era una detrás de la otra, parejas ya con hijos mayores, personas adultas, eran carros tras carros tras carros de mercado, un convoy interminable de bolsas de plástico y de cajas de cartón. Los dos nos preguntábamos qué había pasado, de dónde sacaban tanto dinero las personas, por qué había necesidad de comprar tantas y tantas cosas a cada instante: algo se había desatado en el mundo y no nos habíamos dado cuenta, quizá también éramos parte de semejante cambio. Finalmente escampó. Pasaron los años y comencé a comprender.

Hay una persuasión particular en la abundancia. Esos hipermercados no sólo son enormes vitrinas, sino que operan de una manera sutil en nuestro entendimiento: nos sentimos pequeños, nos sentimos obligados a comprar más cosas, a llenar nuestro carro, nos sentimos seducidos a pasear por cada corredor y mirar qué aparece, qué provoca a nuestros ojos. Un televisor parece algo nimio delante de doscientos. La abundancia rompe nuestro sentido de la proporción, clave para ver qué necesitamos y qué no.
Hace poco entré a uno de estos monstruomercados. Llevaba años sin entrar a uno de ellos, pero quedé atrapado por un anuncio publicitario de un computador y decidí recorrer media ciudad hasta cruzar sus puertas. A esta nueva generación de monstruomercados pareciera que la hubieran alimentado con esteroides. Hay más cajas registradoras, cada una con un enorme número encima, hay más corredores, el techo es más alto, por doquier hormiguean decenas y decenas de empleados ofreciendo desde tarjetas de crédito hasta galletas para perro. Estaba al interior de una bodega, pero era una bodega que perseguía un propósito particular. Había cajeros, seguros, agencias de viaje, bancos para dar créditos inmediatos, plantas, flotadores, tornillos, parrillas, sillas plegables, una lista interminable de servicios, un inventario infinito de cosas. La promoción se había agotado, decidí ver diferentes opciones y después de mucho sopesarlo escogí un computador. Cuando estaba en la caja comenzó de nuevo la obra teatral que habíamos visto con mamá. Cuando vi la hilera de carros que había delante de mí le pregunté a la familia si eran mayoristas, y no, no lo eran, solo necesitaban bloques gigantes de servilletas y atados gruesísimos de pitillos, trapos y bayetillas de diferentes colores, unas cuatro botellas de tres litros de gaseosa, entre tantas cosas.

Desde luego existe un ahorro en estos mercados, la publicidad lo sabe, pero sabe también que mientras una persona pasa horas y horas recorriendo los corredores, los impulsos se vuelven más sensibles y el gatillo de la compra comienza a deslizarse con mayor rapidez. Las necesidades inventadas brillan con otra fuerza. El frenesí de la compra se vuelve casi incontenible, allí están los cajeros y los créditos y los plazos y las tarjetas y los cheques. El camino de nuestros impulsos parece una autopista deliciosa que nos invita a pisar el acelerador aún más. Nos pensamos responsables y sensatos porque ahorramos en los pitillos que desde un principio no necesitábamos. Detrás de mí había una señora con su convoy de carros de mercado, revisando la lista de compras: “¿Encontró todo?” le pregunté. “Claro, aquí uno siempre encuentra todo y más”.

 

Una retrospectiva ecológica de mi boda ¡Me casaré en Jeans y comeremos hamburguesas! (Primera parte)

Una retrospectiva ecológica de mi boda
¡Me casaré en Jeans y comeremos hamburguesas! (Primera parte)

¡Me casaré en jeans y comeremos hamburguesas! esa fue la respuesta con tono sarcástico que le día a mi hermano cuando me preguntó por los preparativos de la boda un mes antes de la ceremonia; me miró perplejo y me dijo: Dayana, es el día de tu matrimonio, a lo cual siguió un largo silencio.

A pesar de que yo no era una veinteañera anhelaba por lo menos una celebración bonita y simple. No quería que fuera ostentosa, tampoco que fuera parca, quería encontrar un lugar acogedor y, en especial, auténtico, en donde pudiéramos compartir ese momento con mis seres más queridos. No obstante también reflexionaba sobre un tema que no es irrelevante para mí, el medio ambiente. Sé que resulta inusual pensar en esto cuando se habla del matrimonio, la mayoría se dedica a pensar en la lista de invitados y en las decoraciones, pero una de mis tareas y de los propósitos de este blog es considerar que nuestra responsabilidad y nuestra reflexión sobre el medio ambiente no toma días festivos, debe convertirse en una parte de nuestra vida y de nuestros hábitos.  Con todo, no es sencillo.

Click en la imagen para ver link

Laguna de la Leyenda del Dorado

Había pensado e investigado varias posibilidades: desde unas muy locas, como una boda hippie en la laguna del Dorado o un ceremonia indígena con chamán incluido, hasta una recepción en Bogotá con sándwiches en el  bus Inglés que se encuentra en el parque del Chicó o en el Jardín Botánico o, por qué no, alquilar una pequeña casa de campo en la hermosa Villa de Leyva en el departamento de Boyacá. Mi imaginación volaba de un lugar a otro: a veces estaba tomando de las manos a mi prometido en la cima de una montaña (era una mañana despejada, de cielo intenso y azul); a menudo era un pic-nic,  donde todos los invitados morían de risa en medio de la lluvia más estruendosa, (era una tarde fría y nadie había traído abrigo); estábamos en el bus inglés, con un día tranquilo y soleado, pero algunos de los invitados sencillamente no cupieron: el bus era minúsculo; ellos, gigantes.

Hotel Casona San Nicolás
Click  en la imagen para ver link

Creatividad no me faltaba, pero las gestiones no se concretaban, tanto la administración de la Laguna de Guatavita como la del  Jardín me dijeron que no. Escalar la montaña tampoco se veía muy viable debido a que no todos mis invitados estarían dispuestos a  hacerlo y otros difícilmente lo lograrían. Con la idea del bus desistí al imaginar a mis dos hermanos menores, que miden cada uno dos metros, tratando de pararse en aquel estrecho lugar, y por un trámite indispensable ante una notaría  para la ceremonia civil solo podría realizar la boda en mi ciudad.

Había revisado otros sitios como casas y salones de eventos, hoteles, hasta el castillo del Mono Osorio, el cual ni siquiera sabía que existía, pero para todas esas opciones tendría que invertir en decoración: flores, lazos, listones, globos, señaladores de mesa y otras decoraciones que después de la boda terminarían en basura: eso era lo que menos quería en mi boda. En Estados Unidos se estima que una boda en promedio genera alrededor de 200 a 300 kilos de basura,  lo que casi alcanza a pesar un automóvil ecológico como el Renault Twizy. Desde luego, pareciera que esta reflexión fuera una aguafiestas, como si hubiera alguna complicidad entre el derroche y la alegría, pero la verdad es que no la hay. ¿Qué felicidad se esconde en beber y romper de inmediato la copa? Es simplemente un símbolo, que no resiste la menor pregunta.

Pero el impacto ambiental de una boda no solo se limita a  la basura, por ejemplo un solo anillo de bodas genera alrededor de 20 toneladas de residuos tóxicos, entre estos cianuro de potasio. Con lo que pesa un grano de arroz de este componente se podría matar a una persona, ahora imagínate el daño tanto ambiental como a las comunidades cercanas que una mina de esta clase puede causar. Esta es la reflexión menos romántica que se puede hacer en torno a la promesa del amor eterno, pero por qué tendríamos que darle licencia al mundo de las tarjetas, los anillos y las joyas, por qué tendríamos que hacer una excepción, justo cuando conocemos los estragos que ocasiona. ¿Es acaso por la tradición? ¿Por qué tendría que tener carta blanca la tradición? ¿Por qué no la podemos cambiar?

Otro impacto importante es la huella de carbono. En Bolivia una pareja midió la huella de carbono de su boda y la estimó en 4.5 toneladas de CO2. Para poder neutralizar esta emisión calcularon que necesitarían ocho años para mitigar el impacto, y como estrategia decidieron  aplicar prácticas ecológicas y regalarle a cada uno de sus invitados un pequeño arbolito para que lo sembraran en  sus casas[1].

Después de un largo silencio, en esa conversación con mi hermano, reconocí que necesitaba ayuda y que era importante encontrar y reservar un sitio cuanto antes. También entendí que tendría que encontrar un equilibrio entre las opciones disponibles, el ambiente, el presupuesto y las expectativas del novio y de la familia. Podríamos realizar una celebración significativa, amorosa, bonita y familiar así fuera en la sala de la casa, para eso no necesitaría invitar a todos mis  conocidos,  sería  suficiente tener a las personas más cercanas y queridas.

De todos los matrimonios a los cuales había  asistido en ese  momento recordaba uno especialmente, el cual no fue el más lujoso, ni el más costoso, lo realizaron en un bonito salón comunal de un conjunto residencial. No necesitaron fuegos artificiales para celebrar el amor, ni un camino tupido de pétalos de rosas hasta el altar; las suegras, tías y hermanas se unieron para cocinar el buffet de la boda; las damas de honor no querían opacar a la novia o hacerle zancadilla; el sacerdote, para mi sorpresa, dio el mejor discurso que yo haya escucha hasta el momento en una boda. Tuvimos conversaciones cercanas y amables incluso con las personas desconocidas. Hubo algo especial que nos contagió y no conmovió hasta las mismas lágrimas, existió lo más importante y no hubo duda al respecto: estaba en la ceremonia, en las novios, en la familia, en las maneras de tratarse unos con otros, en la forma de atendernos, de servirnos, apareció en la sonrisa de los padres, en la mirada de los invitados, en el beso de los novios. Algo tan sencillo, algo tan valioso.

 

 

[1] Boda carbono neutral

 

Cinco razones por las cuales cocinar mejorará tu vida y cómo empezar hacerlo

Cinco razones por las cuales cocinar mejorará tu vida y cómo empezar hacerlo

Aunque todos te griten que cocinar es una pérdida de tiempo y que lo único que tiene la cocina para ofrecerte son platos sucios, cosas que se queman o ahúman, existen cinco razones poderosas para que dejes la pereza y reconquistes ese lugar llamado cocina.

 

1.Para mejorar tu salud: para nadie es un misterio que la salud y la nutrición están estrechamente relacionadas, pero para poder sacarle un mayor provecho a los alimentos no solo es importante saber qué se debe comer, también es oportuno conocer cómo se cocinó, con cuáles ingredientes, en qué cantidades y qué utensilios y materiales fueron utilizados.

Pero quién se tomará el trabajo de conocer estos detalles. Esta presunta paranoia se vuelve sensatez cuando leemos las noticias y los desastres de algunos restaurantes que son cerrados por una variedad aterradora de razones: los insectos y roedores que suelen servir de vigilantes y clientes frente a la nevera y las despensas; el aceite de los fritos a quien los cocineros le tomaron tanto cariño que decidieron nunca cambiarlo; los pelos, las uñas, las costras, las heridas, los virus, los gérmenes, todos los habitantes de las manos sucias, ese olla curtida de tanto trabajar cuyo tono y aspecto ya muestra la seña del mucho uso; ese sartén de auténtico teflón desgastado; esa parilla que solamente ha sido limpiado por la escoba del piso. Pareciera que estoy exagerando, ¿o no?

2. Para mejorar tu economía: los expertos en finanzas personales dicen que por lo menos se debe ahorrar el 10% de los ingresos de forma mensual, pero para muchos es difícil lograrlo, y a pesar de esto en mi país, Colombia, las personas gastan un 7,2% de sus ingresos en restaurantes; si se practica un poco más el arte de cocinar y se acompaña con prácticas para desperdiciar menos alimentos es posible que se logre ese tan anhelado 10 %.

Desde luego quién no disfruta yendo a un buen restaurante, la carta amplia y variada, los postres que sólo conseguimos en ese lugar, la sonrisa del mesero cuando nos trae la cuenta; la experiencia todos la conocemos, pero también conocemos la otra cara de los restaurantes: también conocemos esas facturas que guardamos con puro odio, donde nos cobraron un infeliz limón y el agua de la llave, donde nos cobraron por un pan duro que nos trajeron tarde, donde estuvimos de buenas porque nos tocó el mesero malgeniado y el chef principiante, quién sabe qué hubiera pasado si fuera al contrario. Claro que conocemos esa experiencia. Llegamos a casa, con algo de amargura y un poco de indigestión. No queremos hacer cuentas, pero con lo que pagamos hubiéramos hecho el mercado.

Mr. Bean’s Holiday, Universal, click para ver información de la película

3. Para mejorar tus relaciones: cocinar puede ayudar a que tu vida social y familiar sea un poco más rica, lo cual fue mi caso. Nadie se resiste a la magia que se desprende de un fogón en el cual se cocinan algunas delicias preparadas en casa, aún queda en nuestro inconsciente la reminiscencia de aquellos tiempos lejanos en los cuales nos concentrábamos alrededor del fuego en donde sentíamos seguridad, calor y la cercanía de nuestros congéneres. La atmosfera ideal para iniciar y preservar una amistad.

En casa no estamos sujetos al delicado gusto musical de algunos restaurantes, en casa no tenemos que esperar ni hacer reservas, ni aguantarnos las filas o las mesas cerca de los baños; en casa hablamos con quien nos gusta hablar, en casa no tenemos que soportar las miradas acosadoras de quienes quieren que nos vayamos. En casa, suena extraño decirlo, estamos en casa: sí, debemos lavar los platos; sí, debemos cocinar, pero esto no es un desafío inalcanzable ni una carga que no podamos llevar, como lo han hecho ver tantos recientemente. No, es cocinar, y lo hemos hecho durante milenios. Y la cocina, lo sabemos, es uno de los pilares de las relaciones.

4.Para cultivar virtudes, valores y habilidades: en esta vida tan rápida en que falta siempre tiempo hemos perdido virtudes como la paciencia, que nos ayuda a construir relaciones sociales largas y sostenibles en el tiempo; la solidaridad, que nos permite compartir con los demás y dejar de ver el mundo a través del filtro del egoísmo, y la creatividad, que nos permite crear, recrear y soñar este mundo.

Película Julie & Julia, clik para ver trailer

5.Para dejar de ser un títere de la industria alimenticia: cuando aprendes a cocinar y decides mirar con nuevos ojos los alimentos y productos que llevas a tu casa, te cuestionas mucho acerca de las prácticas de producción, de la calidad de los productos y de los impactos sociales, ambientales y de salud que generan. Te das cuenta de las tretas publicitarias y del margen de ganancia de estas empresas, y comienzas a tomar decisiones más conscientes porque sabes lo que apoyas y dejas de ser un títere que cree ciegamente en la publicidad.

Porque eso es lo que está ocurriendo. Hemos sido educados por la publicidad en uno de los aspectos más importantes de nuestra vida. Han sido ellos y no los médicos y los científicos, quienes han impartido los modos y las maneras del comer. Son ellos los que nos han sumido en un laberinto de desinformación, son ellos los que han hecho que lo sencillo parezca complejo, ellos fueron los que sustituyeron la vieja sabiduría del alimento por una bombardeo de inútiles comerciales, siempre ofreciendo una variedad de soluciones instantáneas, que tiene como propósito alcanzar una deprimente comodidad. Nos quieren hacer pensar que hay esfuerzo inútil detrás de la palabra crear.

Película Today’s Special,click para ver tráiler

Recomendaciones para que la cocina sea tu aliada en la vida

 

  1. Inspírate: para esto te recomiendo la serie Cooked de Michael Pollan, y las siguientes películas: Under the Tuscan Sun, Chocolat, Julie & Julia, Una Pastelería en Tokio, Today’s Special, y hasta Ratatouille.

Michael Pollan, Cooked, click para ver trailer

 

  1. Edúcate: ya sea que tomes un curso de cocina, realices una cita con un amigo para que te enseñe a cocinar, compres un libro de cocina, mejor aún si es saludable, sigas a un chef por YouTube o  redes sociales, podrás encontrar la instrucción y motivación para empezar. En mi caso mis libros de cabecera son: Mis Recetas de Cocina Anti cáncer de la Doctora Odile Fernández y Regreso al Origen de Margarita Ortega, y sigo a varios chef y amantes de la cocina, como: Jamie Oliver, FullyRawKristina, Rawvana, Vai Comer O Qué, entre muchos otros.

    Mis Recetas de Cocina Anti cáncer de la Doctora Odile Fernández, click para ver web.

 

  1. Equípate: Compra algunos utensilios básicos, pero antes sigue los pasos básicos uno y dos, y especialmente investiga cuales son los mejores y más saludables materiales para usar en la cocina, dile adiós a materiales no recomendados para tu salud, como: el aluminio, el teflón, plásticos, cobre y hierro colado.

 

  1. De lo simple a lo complejo: empieza por platos simples, como: una ensalada, una sopa, y después pase a platos de mayor complejidad.

 

  1. Disfruta, comparte e inspira a otros a cocinar, las recompensas llegaran y con creces. La magia de cocinar es algo que se contagia, pronto verá a tus familiares y amigos cocinando, como lo he visto yo, y ya no solo disfrutará de tus platos, disfrutará de las creaciones de tus seres queridos.

    Mi hija cocinando

 

Un año vegano (Segunda entrega, la crisis)

Por: Fernando Galindo

Pero cambiar de dieta de una manera tan radical exigía que tomara todas y cada una de las medidas del caso, que pensara en mi salud, en las relaciones sociales, en la manera de hacer el mercado, en mis pobres estrategias culinarias. El primer paso era consultar a un nutricionista y a un doctor. Quise también practicarme un cuadro hemático para tener un punto de referencia sobre mis medidas del azúcar, los triglicéridos y el colesterol. Los primeros días no fueron difíciles, decidí ser vegano, no vegetariano, renunciaría… ¿esa es la palabra? No. Dejaría cualquier derivado de los animales, no comería la variedad de carnes, desde el pescado en el sushi hasta el pollo y sus alitas; no ingeriría derivados lácteos, desde el helado hasta el queso. No, no fueron difíciles lo primeros días.  El entusiasmo me invadía. A diario miraba documentales y consultaba páginas de internet. El doctor y una nutricionista me habían dado vía libre, me habían advertido de la necesidad de consumir B12 (ya hablaremos al respecto), y de estar atento a cualquier manifestación singular que ocurriera en mi cuerpo, pero tenía vía libre… y comencé. Pero comencé con una idea clara que siempre apareció en el horizonte: esto no era una camisa de fuerza.  El primer paso sería ser vegano por 21 días. Al siguiente haría arqueo de cuentas.

Y pasaron las semanas y mi paladar comenzó a cambiar lentamente. Algunos consideran que cambiar de dieta empobrece nuestras opciones, pero resulta todo lo contrario. Durante años llevaba comiendo lo mismo con algunas variaciones ocasionales, pero comía, en suma, igual; en cambio ahora y desde entonces comencé a degustar otras frutas y otros vegetales que antes no tenía en cuenta, conocí otros lugares, nuevas y renovadas formas de cocinar, distintos platos, diferentes postres. El placer estaba ahí y el rango de opciones comenzó a crecer. La alegría de comer no desapareció. Y no ha desaparecido aún.

Me sentí más fuerte, más lúcido, esas tardes donde la carne me mandaba a dormitar durante una hora después del almuerzo eran cosa del pasado. Los malestares estomacales desaparecieron como también los problemas de colón. Bajé unos cuantos kilos, me ejercité tranquilamente y entendí que el estereotipo del vegano débil es una completa tontería. Hay boxeadores, deportistas de altísimo nivel, campeones del iron man, cuya dieta vegana en lugar de entorpecer su desempeño les ayuda a conseguir la excelencia en sus diferentes campos. Comencé a sentirme mejor. Son muchos los que adoptan la dieta vegana en aras de mejorar su salud, ese no era mi caso, en términos generales yo me sentía bien y el aumento en el colesterol y el azúcar lo resolvía sin mayor inconveniente. Me sentía normal, pero siendo vegano me siento mejor.

Hay tres caminos que llevan hasta aquí: el primero es la salud, no son pocos los que advierten como un componente fundamental de sus malestares la dieta que llevan y deciden entrar en este mundo, informarse mejor, comer diferente. Según miles de testimonios las diferencias aparecen pronto. Al respecto sugiero que el lector consulte otras entradas, documentales y textos que dan cuenta de los beneficios de esta dieta.

El segundo camino es el medio ambiente. Las preocupaciones del día a día quieren hacer parecer este tema como marginal, pero de todos los temas me atrevería a decir que este se encuentra entre los más importantes. Solamente un caos planetario desembocaría en una guerra nuclear donde las grandes potencias vacíen sus existencias de ojivas nucleares uno contra la otra, convirtiendo a las ciudades en hirvientes campos humeantes donde ni un trébol se asome de la tierra, pero a pesar de las dificultades, y los noticieros insisten en que no son pocas, quiero ser optimista y pensar que estamos lejos de una situación así. Solamente hay un mal político que amenaza directamente la existencia de nuestra especie: y es la negación y la falta de medidas drásticas para controlar el cambio climático. La contribución de la ganadería al respecto es inmensa, es incluso mayor que la que producen los carros. ¿Parece increíble, cierto? Invito al lector a que se informe al respecto.

El tercer camino es los animales. No, la vaca no muere dejando un testamento donde señale que quiere donar su cuerpo a los pobres humanos hambrientos que quieran transformar su cuerpo en combustible para sus alegrías. No, el pollo no muere plácido después de una vida tranquila y sencilla. No, el pez no se siente liberado por salir en red del mar. Nuestro mundo está lleno de miles de campos de concentración (la expresión es del escritor judío Bashevis Singer, el premio nobel de 1968) donde torturamos millones y millones de animales. Nos sentimos alarmados porque en China haya un festival donde se vendan perros para comida, (y cientos de activistas van a rescatarlos).  Nos avergüenza la cacería de delfines por parte de los japoneses, pero como sociedad no tenemos autoridad moral alguna. No la tenemos, así de sencillo. Vivimos en un estado de negación frente a los mataderos, no queremos saber qué pasa allí, es así de simple. Que torturen, despellejen, descuarticen, rompan, quiebren, muelan, a la vaca, que licuen a los pollitos, que despedacen a los peces. Si nuestra lucha es contra el sufrimiento, los mataderos desdicen cualquiera de nuestros esfuerzos.

Cientos de personas simulan que hay una disyuntiva frente a los dones de la salud de las dietas veganas, y la discusión, según algunos, sigue abierta. Cientos también niegan la existencia del cambio climático (incluso toman curso para reforzar sus argumentos). ¿Pero quién podrá negar la tortura que el mundo practica en sus perros, vacas, pollos y delfines, por nombrar algunos? Claro, esto es molesto de decir, molesto de leer (lo sé), es molesto, pero es verdad. A mí también me molestaba, pero sabía que era verdad. No somos los cazadores cuya subsistencia está en riesgo por no cazar el búfalo de la pradera; no vivimos con los esquimales que necesitan de las focas para sobrevivir. Tenemos una opción. Que queramos tomarla, ese es otro tema.

Otras entradas relacionadas

Un Año Vegano (Primera parte, la ruptura)

La Dieta Salvadora.

La fuerza de un solo cambio

La fuerza de un cambio.

La fuerza de un cambio.

 Por: Fernando Galindo

Si usted es de la personas que están abrumadas con tanta información sobre la responsabilidad ambiental, sobre la sociedad de consumo, sobre la manipulación de los medios, sobre cualquiera de estos temas, este artículo es para usted.

Y es comprensible, quién no quiere escapar del vértigo, quien no quiere evitar esa sensación de impotencia cuando estamos bombardeados en todos los frentes: por un lado  todos los días la publicidad martilla a nuestra puerta: compre esto, compre aquello, compre esto otro, cambie, diga, haga, siga, continúe, piense, saque la billetera, gaste, pida prestado; por otro lado los demás nos alertan: que la comida manipulada y los perjuicios para la salud, que las radiaciones y el cambio climático, que la corrupción, que las especies en extinción, que cientos de cosas que están afectando nuestra vida y afectan la supervivencia de nuestra especie. El problema consiste en que nos dan tanta información que no podemos asimilarla; nos convertimos en una miscelánea de titulares y de señales de advertencia que a menudo olvidamos. La desorientación por el vértigo es uno de los resultados, la inacción, otro, y este es el verdadero problema.

El primer cambio fundamental que sugiero, el primer de todos, es mantener una higiene de la información. Hoy sabemos que nuestra memoria inmediata solo puede manejar un número limitado de datos, que podemos ser malabaristas de una habilidad extraordinaria, pero si añadimos una naranja más… llega un momento en que todas se caen al suelo. Por esto esta recomendación: mantenga una higiene en la información, no caiga en la espiral de saltar de un lugar a otro. Cuando caemos en esa dinámica, nuestra atención y nuestra memoria comienzan a andar a ritmos decrecientes. Sepamos qué vamos a ver, qué deseamos buscar, exploremos, pero encontremos primero esa medida. Internet es uno de los grandes logros de la historia, pero es preciso que seamos navegantes que siguen trayectorias, resulta preciso que seamos navegantes que cuenten con la destreza de no caer en un remolino de datos y tonterías donde nuestra atención y disfrute termina destruyéndose. Esta higiene lo ayudará, solo tiene que intentarlo un par de días y se dará cuenta. Quite un poco, ya sea del celular, del computador, de la t.v,  y verá cuánto gana.

El mundo de los medios pareciera alimentarse a sí mismo en un frenesí absurdo. El compromiso es bombardear y existen algunos mensajes que ganan muy poco cuando los bombardean. Para la farándula esta técnica funciona a las maravillas. Sirve para el fútbol, sirve para la política, sirve para vender, pero no sirve para todo.

Esto nos lleva a nuestra segunda y última reflexión. Los temas que nos preocupan, los temas ambientales, los temas de ahorro y de salud que ocupan este blog, también caen, tristemente, en esta misma dinámica. A veces nos vemos bombardeados de cientos de páginas y de artículos sobre los desastres y los perjuicios en nuestro cuerpo o en el medio ambiente. Recibir el bombardeo de la información no sirve para crear una consciencia duradera. Que sean legítimas las alarmas… eso es otro tema, pero escuchar las sirenas encendidas todo el tiempo sólo sirve para la sordera. Es comprensible que nos preocupen los mil y un temas, pero, para no caer en el vértigo, es fundamental que los tomemos uno por uno, que abramos un espacio en nuestra vida para entender las advertencias que nos hacen, que podamos evaluarlas, sopesarlas, medirlas e implementar así los cambios. Cualquier cambio que hagamos es importante y el hecho de que no podamos hacerlos todos, no puede frenarnos de no hacer algunos, ya sea la comida, ya sea el ahorro, ya sea la basura, ya sea el consumismo. Tomar todos a la vez lo dejará sumido en un vértigo insufrible, pareciera que las alarmas son tantas que el mundo amenaza con romperse bajo nuestros pies, ante semejante escenario resulta lógico no hacer absolutamente nada. En cambio cuando tomamos uno a uno el escenario es distinto.

Hay personas que cuentan con la facilidad de hacer cientos de cambios en muy poco tiempo, pero no todos son así. Cada cambio que se implemente, cada paso que se dé, dará una fuerza que irá acumulándose poco a poco, que ayudará a enfrentar con más seguridad y diferentes herramientas los cambios más exigentes. Este blog brinda toda una serie de caminos que están ahí como la piedra de toque para iniciar los cambios: ya sea el campo del dinero, ya sea en el zero-waste, ya sea en el tema del cáncer, ya sea en la cocina…  Inicie por un tema y sígalo con tanta congruencia como considere posible. Y poco a poco obtendrá la fuerza suficiente para los demás. La consciencia a veces se adquiere dando pasos de paloma, para robarle la expresión a Nietzsche.

¿Necesitas un jardín en tu vida?

¿Necesitas un jardín en tu vida?

El jardín era el lugar más encantador y misterioso que Mary había visto jamás.” Mary había encontrado el Jardín Secreto que se escondía en la casa de su tío en Misselthwaite y este encuentro cambiaría su vida, y a su vez la de otros, y en síntesis es la historia que se narra en el libro para niños El Jardín Secreto de Frances Hodgson Burnett.

 

Desde tiempos inmemoriales los jardines han cambiado las vidas de quienes se han dejado seducir por su encanto, y desde el antiguo Egipto se consideraban como tesoros en los cuales se cultivaban: árboles frutales, especies exóticas, hierbas medicinales, flores entre otras plantas que rodeaban los estanques rectangulares en los cuales se encontraban nenúfares, papiros y otras plantas acuáticas que hacían el deleite de las casas y de los templos; de hecho todas las grandes culturas han desarrollado su propio estilo de jardín.

Pero si vives en una gran ciudad en la cual predomina el concreto y no el verde, tener un jardín es como un acto de rebeldía y de reencuentro con la naturaleza, conexión que hemos ido perdiendo con el tiempo pero que es vital para existir. A través de la historia de Mary y su primo Colin encuentro el jardín como  un espacio para cultivar el alma, el sustento y la esperanza, por lo cual en este post se entrelazan textos de este libro y algunas experiencias encontradas; espero que sea de tu agrado así como para mí fue escribirlo.

 

– ¡No puedo esperar más! – dijo- ¡Tengo que ir al jardín! Mary, (El Jardín Secreto)”

 

Jardines como Fuente de Sustento, Cambiando la Composición del Suelo y la de la Comunidad.

 

Y es que en el jardín sucedían cosas maravillosas. Al principio, los brotes verdes se abrieron camino a través de la tierra, de la hierba e incluso de las grietas de los muros,(El Jardín Secreto)”

 

De Basurero a Jardín

La Granja Escuela Agroecológica Mutualitas y Mutualitos

“Click” en la imagen para ver más información de la experiencia.

 

Esta experiencia la leí hace algún tiempo en el periódico más importante de mi país y se encuentra localizada en mi ciudad; se trata de “La Granja Escuela Agroecológica Mutualitas y Mutualitos, un experiencia de tipo familiar de acceso y retorno a la tierra, encabezada por doña Rosa Evelia Poveda Guerrero, mejor conocida como “Rosita”, una mujer campesina de origen boyacense que llegó a la ciudad de Bogotá a la edad de 6 años, arrebatada de su cuna rural, en el municipio de Moniquirá, departamento de Boyacá, Colombia. Quien después de mucho tiempo de estar luchando en la ciudad consiguió un lote en el barrio la Perseverancia donde actualmente funciona su granja, en ese entonces dicho espacio era un basurero, ella con esfuerzo lo limpió y lo convirtió en un verdadero oasis en el centro de Bogotá, en cual comparte su experiencia con respecto a la agricultura orgánica y el uso de semillas nativas[1].

 

La Guerrilla del Jardín in South Central LA

La Guerrilla del Jardín in South Central LA

“Click” en la imagen para ver más información de la experiencia.

Ron Finley vive en South Central Los Ángeles, un lugar en el que predominan los restaurantes de comida rápida, las licorerías y espacios baldíos; un lugar en donde las personas se están muriendo por sus malos hábitos alimenticios, los cuales se pueden cambiar, “existen tanto centros de diálisis en este lugar como lugares de comida rápida” y el acceso a comida fresca y saludable es casi inexistente.

Ron estaba cansado de ver los efectos de la mala alimentación que se planteó lo siguiente: “Si la comida era el problema, la comida sería la solución”, por eso comenzó a sembrar con un grupo de personas un jardín al frente de la acera de su casa en el cual cultivaron: hortalizas y verduras, y a su vez promovieron el trabajo voluntario para mantener el jardín.

Todo marchaba bien hasta que alguien se quejó y recibió una advertencia por parte del gobierno para que quitará el jardín. Ron y sus vecinos decidieron luchar por su iniciativa y realizar una propuesta que contó con el apoyo de 900 personas, con lo cual pudieron mantener su jardín.

Para Ron los efectos de sembrar y mantener un jardín son impresionantes. Los niños aprenden a comer de forma saludable sin mucho esfuerzo: “Si los niños cultivan kale comen kale y se cultivan tomates comen tomates”. Adicionalmente, la jardinería tiene un efecto terapéutico impresionante en las personas, “ver crecer un girasol ante tus ojos especialmente si vives en la ciudad tiene un efecto tan positivo que es difícil de explicar”. El jardín también ofrece formas de cohesión social, en esta experiencia los jóvenes encuentran una manera de ser incluidos en su comunidad a través del trabajo voluntario, y de sentirse orgullosos de plantar su propio alimento. En sus términos son eco-revolucionarios y sus armas de lucha son sus herramientas de trabajo que les permiten decidir y construir sus vidas.

 

 

Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica

 A veces, cuando miro a los árboles y el jardín, noto un extraño sentimiento de felicidad, que me inunda el pecho y me hace respirar más rápido. Voy a esforzarme para que la magia siga entrado en mí, Colin, El Jardín Secreto.”

  “La Horticultura es la ciencia y el arte de cultivar frutas, vegetales, flores y plantas ornamentales. La palabra horticultura se deriva de “Hortus”, huerto o jardín, y Cultura, cultivo o cultura”. “El uso de la horticultura como terapia y como instrumento educativo y socializador se utiliza hace más de medio siglo con una amplia implantación y reconocimiento en países como: Reino Unidos, Irlanda, Alemania, Canadá y Estados Unidos, principalmente[2]

“El uso de materiales vivos que necesitan de cuidado y atención, crean una responsabilidad en el alumno/paciente y lo hacen sentir importante y útil. Por otro lado, el ejercicio físico unido al constante contacto con sabores, aromas, texturas y sonidos estimula la producción de endorfinas, hormonas relacionadas con la sensación de bienestar general y ánimo positivo. Como se ve en el crecimiento de una planta, hay algo mágico en los poderes de la naturaleza. Las flores transcienden a través de sus semillas, repitiendo constantemente el ciclo”. “El ciclo de las plantas nos da la esperanza de una nueva vida y la oportunidad de volver a empezar”[3]

Aquella noche Colin durmió de un tirón y, cuando por la mañana abrió los ojos, estaba más contento y sereno de lo que nunca había estado. Sentía como si hubiera pasado toda su vida atado y, de repente las cuerdas se hubieran roto y lo hubieran liberado de su prisión,Colin, El Jardín Secreto.”

lavender-317037_960_720

” La jardinería no sólo mejora la calidad de vida de las personas que sufren de Alzheimer sino que sirve para aliviar la angustia que genera la demencia. No hay demasiadas pruebas científicas de que la jardinería tenga un efecto duradero, pero algunos médicos británicos disponen de abundantes anécdotas como evidencia de que los jardines terapéuticos mejoran el humor de los pacientes y reducen la alteración de la conducta. La tendencia está empezando a desarrollarse en los centros geriátricos y hogares de día.”  Newsweek, 1/25/04

  

Jardines de todos los tamaños

 ¿Podría… -dijo Mary temblando-, podría tener un pedacito de tierra? Mary, El Jardín Secreto.”

 Por lo general cuando pensamos en un jardín lo asociamos a una extensión considerable de tierra. Sin embargo, con un poco de creatividad en cualquier espacio puedes tener un jardín, como en: balcones, cocinas, patios, paredes, hasta puedes encontrar muebles que te pueden ayudar a construir un jardín.

Milagros Urbanos, Revolución Botánica: “es una marca que crea soluciones de diseño para la agricultura urbano orgánica que son funcionales y decorativos y pueden ser ubicadas en interiores y exteriores”[4]. Y adicionalmente, brinda asesoría y talleres en Agricultura Urbana.

Concursos de Jardinería en Balcones y Terrazas en Gijón: en la búsqueda de información me encontré con este concurso que se realiza en Gijón, España, que sensibiliza a los ciudadanos en el tema ambiental y de paso embellece su ciudad. Se realiza el concurso en cuatro categorías diferentes: vivienda unifamiliar, terrazas, ventanas/balcones, fachadas y fuera de concurso. ¡Simplemente hermoso!

 

El Jardín como un espacio sagrado y pagano

Las rosas tardías trepaban por los árboles, pendían de las ramas y se apiñaban unas contra otras. El sol acentuaba los matices amarillentos de los árboles y le daba al jardín el aspecto de un templo, El Jardín Secreto”

El Jardín Japonés: se pueden encontrar en algunos de los siguientes estilos: Jardines de Paseo (suelen incluir un paseo en torno a un estanque), Jardines de Aposento (para contemplarlos desde un lugar), Jardines de Té (un camino que conduce a lugar para realizar la ceremonia del té) y Jardines de Contemplación. Estos jardines son introducidos por los monjes Zen, por lo cual también se conocen como Jardines Zen.

Buddhist temple visitors traditionally purify themselves by the ritual washing of hands and mouth, water is running from a tube called a kakeiLos Jardines Zen tienen como propósito sugerir la atmósfera general de montaña y agua, en un espacio pequeño, disponiendo el diseño del jardín de modo tal que parezca haber sido auxiliado más que gobernado por la mano del hombre. El jardinero zen no se propone imponer sus propias intenciones a las formas naturales, sino que trata de seguir la intención inintencional de las formas mismas, aunque esto implique el máximo cuidado y de habilidad”[5] por su sencillez y austeridad evocan una sensación de serenidad y claridad la cual es posible captarla en una fotografía.

 

El Jardín de los Dioses Olvidados: en el Renacimiento el jardín se alejó de la idea que se tenía en la Edad Media en el cual predominaban los espacios cerrados dedicados a la oración y se pasó a jardines abiertos para el disfrute, en los cuales los Dioses de la Mitología Greco Romana encontraron un espacio en el cual fueron acogidos por la naturaleza formando templos abiertos.

 

El jardín es sin lugar a duda un espacio que nos brinda un contacto directo con la naturaleza y su ritmo, espacio que lamentablemente en la arquitectura de proyectos de vivienda de varias ciudades de países en desarrollo se ve como un accesorio y no como una necesidad. Tal vez la mejor opción para comprender como un jardín puede enriquecer nuestras vidas es cultivar uno propio.

 

Hay que cultivar nuestro jardín, El Candido, Volteire.”

El Jardín Secreto

Ver libro.

 

Bibliografía:

http://ruc.udc.es/bitstream/2183/12904/1/CC-98_art_12.pdf

Situación Actual y reto de Futuro, Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica.

http://www.imserso.es/InterPresent2/groups/imserso/documents/binario/rap4afondo1.pdf

http://culturalpaideia.blogspot.com.co/2014/05/cronica.html

http://concursojardineria.elcomercio.es/2013/tema.php?tema=vivienda-unifamiliar

El Jardín Secreto, Frances Hodgson Burnett, adaptación de Rebeca Martín e ilustraciones de Inga Moore, Editorial Vicens Vives.

El Camino del Zen de Alan W Wattas, PocketEdhasa.

Wikipedia.

http://www.newsweek.com/activities-elderly-gardening-therapy-125777

Páginas web y videos de las experiencias

[1] http://ruc.udc.es/bitstream/2183/12904/1/CC-98_art_12.pdf

[2] Situación Actual y reto de Futuro, Terapia Hortícola- Horticultura Educativa Social y Terapéutica. Irma Peña Fuciños, Terapeuta Hortícola.

[3] Asociación Chilena de Terapia Hortícola, http://asociacionchilenaterapiahorticola.blogspot.com.co/p/que-es-la-terapia-horticola.html

[4] Milagros Urbanos: http://www.milagrosurbanos.com/quienes-somos.html

[5] El Camino del Zen, Alan W Watts, página 229, Editorial Pocket Edhasa.