Cocinando Delicias con Alimentos Rescatados (Así vivimos Disco Sopa)

29 de abril, Bogotá, 9:00 am

Disco Sopa Bogotá 2017
Teatro de Garaje Bogotá

Cada año se pierde ⅓ de toda la comida que producimos en el mundo, pero  hoy la historia sería diferente. El correo de confirmación del evento en que me inscribí decía que tenía que llevar: un cuchillo, un pelador, un delantal, una tabla para picar, platos, cubiertos y varios contenedores. Todo  listo y doble, porque mi hija de 10 años me acompañaría.

Todo lo que llevé a Disco Sopa

 

Antes de salir de la casa hicimos un protector para prevenir cortaduras para mi hija. Con este  “gadget”, algunas  instrucciones  y mi supervisión mi hija podría manejar un cuchillo afilado para participar en la preparación de los alimentos, lo cual sería una gran experiencia para ella.

De camino hacia el evento me preguntaba tantas cosas, como: ¿quienes estarían en el evento? ¿ tendríamos los alimentos suficientes para  los asistentes? ¿los alimentos recuperados se podría utilizar para cocinar? Y especialmente ¿cuántas personas irían al evento? Esta era la interrogante que más inquietud me causaba, debido a que esta iniciativa ciudadana e independiente llamada Disco Sopa se celebraría en Bogotá por primera vez.  Lo que no sabíamos es que también se celebraría el  primer Día Internacional de la Disco Sopa en cuarenta países.

 

 

En casa desde hace algún tiempo había adoptado nuevos hábitos  para disminuir el desperdicio de alimentos, lo cual no solamente  había sido  bueno para el ambiente también lo era para mi bolsillo: planeando  las compras, aprovechando los alimentos de temporada, realizando un mejor  manejo de  los alimento y  usando técnicas de preservación y conservación había reducido el gasto en alimentos en un 30%.

Estudio DNP, click en la imagen para ver el estudio

 

Con esta experiencia estaríamos en otro eslabón de la cadena, utilizaríamos  los alimentos que se descartan en plazas y en supermercados; es decir los alimentos que se botan a la basura porque no tienen la estética ni la frescura que por lo general deseamos los consumidores; prácticamente los habían rescatado de convertirse en basura. Para muchos la sola palabra basura genera repulsión pero debemos replantear su significado, estamos botando la abundancia de la vida mientras millones de personas en el mundo no tienen  alimentos suficientes.

 

11:00 am

 

Cuando llegamos habían varias personas moviendo canastas plásticas llenas de alimentos, varias de papas sabanera y criolla, zanahoria, habichuela, yuca, bananos, papaya, mango, una manzana, cilantro, un vegetal extraño, entre otros muchos más.

Alimentos Rescatados Disco Sopa Bogotá

 

Lorena y Karen, organizadoras del evento, nos dieron la bienvenidas. Prestas nos pusimos nuestros delantales y nos alistamos para colaborar. El Chef Julián de Slow Food Colombia nos encargó las frutas.

 

Mesa de Frutas, Disco Sopa Bogotá

En una mesa acomodamos  cuatro papayas grandes muy maduras, un racimo de bananos pecosos y otros  muy negros.  Ante nuestros ojos se nos presentaba la ironía de la vida; no eran pocos los disgustos que había tenido con mi hija porque  ella despreciaba los bananos pecosos  y los que teníamos al frente eran muy pecosos y varios muy negritos,  teníamos la misión de picarlos y de utilizar nuestra creatividad para hacer algo delicioso.

La nena cocinando

 

La hora de la Sopa y las otras delicias

Se utilizó vajilla retornable, Disco Sopa Bogotá libre de plástico desechable

Todo lo que comimos fue delicioso y alcanzó para todos los asistentes del evento, los cuales pudieron degustar un festín gratuito. Es difícil pensar que con  esa lechuga achilada, o  que con  ese bananito negro, o  con la papita de forma extraña se  pudieran hacer platos  tan maravillosas como estos:

 

Entradas:

Galletas con salsa ceviche de mango

Coctel de Fruta: mezcla de banano, papaya y una salsa de guayaba.

Pan con Mermelada de Mango: trocitos de pan con mermelada de mango, jengibre y naranja.

Galletas con salsa ceviche de mango: galletas integrales con una salsa de  vinagre y mango maduro, cebolla rojo, cilantro y tomate.

 

Platos Principales

Sopa de Verduras:

 

Sopa de Verduras: sopa de verduras y tubérculos con un toque de cilantro finamente picado.

Sopa de Carnes: carnes, verduras y tubérculos con un toque de cilantro finamente picado.

Ensalada Verde

Ensalada Verde: ensalada de hojas verdes finamente picada con un aderezo especial.

Salteado de Verduras Mixtas: verduras mixtas salteadas.

 

Postre Delicia de Banano: bananas muy maduras, con toques de azúcar y canela, decorado con uvas pasas y  nueces tostadas.

Postre Delicia de Banano

 

Las delicias que nos llevamos para la casa

Mermelada de Mango

Adicional a todo lo que comimos también pudimos llevar para la casa un poco de mermelada en un contenedor que llevé al evento, una mascarilla de papaya, miel  y avena que nos aplicamos en el rostro con mi hija al día siguiente, la cual fue una maravilla porque nos dejó la piel muy  suavecita 😍y unas papitas criollas que nos sirvieron como acompañamiento del almuerzo del día domingo.

Esta experiencia cambió por completo nuestra apreciación de los alimentos.Mi hija  nunca más le volverá hacer el feo a los bananitos pecosos.

Disfrutamos, compartimos, reímos y aprendimos. En conclusión la pasamos bien, creo que eso es lo significa cocinar en parche😉.

Para ver más fotografía click (aquí)👈

Links de interés:

Stop Waste Food Colombia

Disco Sopa Colombia

Slow Food Colombia

¿Qué tan seguro para nuestra salud es el plástico?

diapositiva1

Podría el inocente patito con el que juega tu hijo  en la bañera convertirse en una amenaza para su salud, o el contenedor en el que llevas tu almuerzo al trabajo desmejorar el estado de  tu organismo. Es difícil creer que objetos tan útiles y hermosos puedan hacerte algún daño; pero es mejor que no tomes este tema tan a la ligera  y revises de qué plástico están hechos, ya que podrías llevarte una sorpresa desagradable.

El plástico, a pesar de ser un gran invento no es un material biodegradable, y varios de los componentes que se le adicionan representan un riesgo para la salud.

 

Plásticos que debemos evitar:

Policloruro de Vinilo (PVC): Este es tal vez  el plástico más contaminante de todos, y su impacto negativo se genera desde su fabricación hasta su disposición final o incineración, siendo esta última la más peligrosa de todas.  Según información del  Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos las personas que trabajan en instalaciones donde se produce o se usa cloruro vinílico, por inhalación se exponen a padecer de cáncer de hígado, así como de cerebro y pulmón, linfoma y leucemia.

En su uso también se desprenden partículas que se le adicionan como los ftlatatos, que pueden generar desordenes reproductivos y son sospechosos de causar cáncer, y  metales pesados como el mercurio y el plomo, los cuales son neurotóxicos.

Este plástico por ser tan  económico se usa en muchas cosas como: envases, tuberías, secadores de cabello, juguetes, ropa, zapatos, entre otros.

Plásticos que contengan Bisfenol A (BFA, BPA): por lo general muchas cosas de plástico lo contienen a menos que diga libre de BPA. Este compuesto produce  innumerables afecciones a la salud, como: trastornos endocrinos y hormonales; en los hombres  descenso de los niveles de esperma, de la testosterona, la fertilidad y cambios en el comportamiento sexual; en las mujeres pueden llegar afectar el endometrio, aparición de ovarios poliquísticos, abortos y partos prematuros; también afecta el cerebro y el comportamiento de los seres humano y su metabolismo.

Se encuentra en muchos productos cotidianos de uso diario, por ejemplo: envases plástico de agua, revestimientos de latas de conservas, artículos elaborados con PVC (3),  Poliestireno (6) y Policarbonato (7).

 

imagen-plastico-codigos

“Microbeads”  o Micro plásticos: son las pequeñas partículas de plástico que se encuentran en productos de belleza como: cremas, jabones, desodorantes, perfumes entre otros,  que son agregados a estos productos para darles una mayor  textura y volumen. ¡Imagínate que cosa tan desagradable estar restregándote plástico en la cara o lavándote los dientes con esto!

El daño de estos micro plásticos no terminan en tu piel, estas partículas terminan en los océanos en donde son ingeridos por pequeños seres que son el alimentos de peces pequeños, que a su vez son ingeridos por otros peces más grandes que son los que comemos. En otras palabras es posible que  estos micros plásticos también terminen en nuestro intestino.

Verifica que tus productos no contengan: Polietileno, Polipropileno, Tereftalato de Polietileno y Polimetilmetacrilato.

Si revisas las cosas de tu casa encontraras infinidad de estos materiales por todos lados y antes de entrar en un estado de paranoia te recomiendo lo siguiente:

  • A pesar que  la vida en las grandes ciudades parezca totalmente plastificada, es importante recordar que no siempre fue así, y que podemos cambiarla y tomar un camino diferente.

 

  • Cada cambio, así sea pequeño, pero de forma progresiva cuenta, y tu ejemplo puede inspirar a otras personas a iniciar el camino de una vida con menos plástico, o por lo menos con menos plástico que se desecha en un solo uso. La cultura de Desperdicio Cero (“Zero Waste”) puede darte muchas luces para ir incorporado cambios en tu vida  que te ayudaran a usar menos plástico.

 

 

 

 

  • En lo posible compra juguetes y productos para bebes ecológicos, o por lo menos revisa el material con el cual fueron fabricados, no son pocas las noticias de los juguetes tóxicos que ponen en riesgo la salud de los más pequeños.

 

 

 

Bibliografía:

La Historia de las Cosas, Annie Leonar, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2011.

Mis Recetas Anti cáncer, Dra. Odile Fernández Martinez, Editorial URANO, 2013.

Instituto Nacional de Cáncer .

Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades. 

Agencia  Internacional para la Investigación del Cáncer 

http://storyofstuff.org/blog/lets-break-free-from-plastic/

Noticias relacionadas con juguetes tóxicos

Decomisan Juguetes tóxicos 

¿Cómo reconocer los juguetes tóxicos? 

¿Cómo escoger botellas sin BPA?

Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Por lo general las verduras de hojas y hierbas aromáticas son los primeros alimentos que se dañan. Para prologar su buen estado te recomiendo cinco tips que se encuentran en el siguiente video.

 

 

Si te interesa este tema, también te invito a leer los siguientes post:

Diez Consejos para Evitar el desperdicio

La Estética de las Bananas

Diez Razones para Comprar en una Plaza de Mercado

Diez razones para comprar en una plaza de mercado.

plaza (2)

Los olores y  colores exaltan mis sentidos y escucho que me dicen ¡Amor que necesitas!,  estoy en la plaza del siete de Agosto de Bogotá. Me siento atraída por la cultura popular que encuentro en este lugar, por la variedad de alimentos frescos, por la información de las regiones donde los cultivan y por comprar a granel.

Andando por  los estrechos corredores me dejo llevar por los aromas y encuentro un puesto de café: pido un tinto (café sin leche) que me cuesta menos de la mitad que el que venden en los cafés más populares de la ciudad, lo acompaño con una arepa de maíz Santandereana,  a mi alrededor solo veo un escenario que abruma mis sentidos.

Mi rutina es bien particular. Empiezo por la nueces y semillas: mientras le paso al tendero, que ya me conoce, una de mis bolsitas de tela,  él me dice con una sonrisa ¡ésta le quedó mejor hecha! después le paso otra que llenará con nueces, compro otras cosas que me hacen falta pero que por ahora no compro a granel como harina de sagú o de otras variedades exóticas que difícilmente encontraré en un supermercado. Después de pagarle me da una ñapa (en Colombiano significa un regalo por la compra) esta vez es un delicioso turrón de ajonjolí.

Plaza del siete de Agosto, Bogotá Fotografía por: Fernando Galindo

Plaza del siete de Agosto, Bogotá
Fotografía por: Fernando Galindo

Paso a comprar los granos en un puesto que tiene sesenta años de antigüedad, y me atienden como siempre una pareja  que me recuerda la dulzura de mis abuelos,  esta vez como novedad voy a llevar arroz de los Llanos que es algo amarillo y largo, muy diferente del que encuentro en los supermercados, la libra la pesan en una báscula antigua y me cuesta Col$1.800, también paso por otros puestos y me animo a comprar algunas especias y hierbas, moras y fresas para hacer mermeladas.

plaza3

Plaza del siete de Agosto, Bogotá Fotografía por: Fernando Galindo

Encuentro tanta vida y variedad en este espacio que reflexiono acerca de las razones para seguir comprando en plazas y mercados tradicionales, y me llegan a la mente las siguientes:

  1. Al comprar en estos espacios se apoyan las economías campesinas, las cuales tienen un menor impacto ambiental en cuanto a las necesidades de transporte.
  2. Se ayuda a preservar las semillas ancestrales que por lo general ofrecen alimentos más integrales y nutritivos que los que se producen a nivel industrializado y/o transgénico.
  3. Te ofrecen más alimentos y menos productos alimenticios procesados,  y su consumo  es más saludable y nutritivo.
  4. Se puede conseguir alimentos de temporada  que están en su mejor momento en cuanto a sabor, precio y valor nutricional.
  5. Los alimentos se pueden comprar a granel  con lo cual  compras lo que necesitas, se evita  el empaque y el desperdicio.
  6. Se tiene una mayor variedad de alimentos para escoger.
  7. El contacto que se tienen con la realidad del campo es más cercano.
  8. Se pueden obtener mejores precios debido a que la intermediación es menor.
  9. No te venden publicidad, ni tienes que escuchar la música del supermercado o anuncios por los parlantes.
  10. Además es delicioso y divertido.

Llegué al puesto de las artesanías, no compraré mi alcancía de barro, será en la próxima oportunidad; me siento con un poco más de energía que con la que llegue ¿Será que de tanto escuchar  “linda, mi amor, ¿en qué la puedo atender?” mi autoestima subió un poquito más? ¿Serán los colores vibrantes y  los fragantes olores de las frutas y las legumbres?  ¿Serán las sonrisas de los tenderos y la charla amena que tuve con varios de ellos? No lo sé, lo único que sé es que volveré, me encanta venir aquí.

13882128_10155511891742588_5004147233603635167_n (1)

Mis compras a granel

 

Desplastificando la vida, empecemos por las bolsas.

Desplastificando la vida, empecemos por las bolsas.

Desplastificando la vida, empecemos por las bolsas.

Para nadie es un misterio que las bolsas de plástico se encuentran en todas partes, hasta en los lugares menos sospechados como el estómago de los peces y las ballenas, las narices de las tortugas y los delfines, tanto así que se calcula que cada año un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos mueren por el enredo o ingestión de plástico.  Es tanto el plástico que producimos y desechamos que ya tenemos un continente hecho de plástico.

Pero el plástico no solo llega a los océanos, también a la tierra, no se descompone porque no es biodegradable, aunque algunos dicen que puede tardar  entre 100 a 400 años, ¡pero quién vive tanto para confirmar esto! En resumen, el plástico permanecerá donde lo dejamos, como las 1.500 toneladas de envases, bolsas y juguetes de plástico que los Colombianos –cada año- arrojamos a los basureros, calles, ríos y campos de nuestro país.

Las bolsas plásticas que usamos por lo general se hacen con polietileno de baja densidad (PE), el cual es un polímero de la familia de los olefínicos, es decir provienen de un hidrocarburo y en un 99% de los casos provienen del petróleo, el cual es un recurso no renovable, que su explotación genera un gran costo ambiental.  Contaminamos por las dos vías: tanto por su extracción para la elaboración de bolsas plásticas, como por la disposición de éstas. Y todo este largo proceso para que llevemos a casa nuestras compras, que por cierto ya están empacadas en cajas y, en ocasiones, detrás las cajas, hay más bolsas plásticas. ¿No resulta un poco absurdo?

Colombia, mi país, por fin se une a la iniciativa de no usar bolsas plásticas o por lo menos de usarlas de una forma más consciente  a través de la  campaña ReemBÒLSAle al planeta  que se lanza este 29 de abril, liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y WWF- Colombia, con este proyecto las  bolsas menores de 30 X 30 centímetros saldrán de circulación y se promoverán los siguientes temas:

  1. Usar medios alternativos.
  2. El uso consciente de bolsas plásticas.
  3. Su reuso por lo menos de unas 15 veces.
  4. Y su entrega en puntos autorizados para que sean recicladas.

 

Todo cambio al principio es difícil, pero lo importante es organizarse para unirte a la iniciativa o, por qué no, buscar otras alternativas,  una malla, bolsas de tela o llevar las cosas en los bolsillos o en la maleta… o de pronto podríamos apoyar a nuestros artesanos recuperando el uso del canasto.

Si vives en Colombia o si eres una persona más consciente y quieres en lo posible eliminar las bolsas plásticas de tu vida, te recomiendo lo siguiente:

  • Siempre lleva en tu cartera, maleta o a la mano un bolsa de tela liviana que puedas doblar; por lo general, en el camino, nos acordamos de que tenemos que comprar algo.
Algunas de mis bolsas para ir de compras.

Algunas de mis bolsas.

  • Compra bolsas retornables ya sean las que venden en los supermercados o en otros sitios,  y antes de ir a realizar las compras llévalas contigo, entre tres a cinco bolsas o hasta más, depende de la cantidad de lo que compres.
  • Lleva otras bolsas de tela o reusa bolsas plásticas que tengas en tu casa para empacar algunas frutas  y verduras como tomates, limones, papas, entre otras.

    Algunas de mis bolsas de tela.

    Algunas de mis bolsas de tela.

  • No todo requiere una bolsa, por ejemplo algunas frutas y verduras como la papaya, los bananos, entre otros nos las requieren, no todo se tiene que empacar.

 

Yo seguiré buscando mi canasto, canasta o cesta para completar mi kit para las compras y de paso apoyar el sector artesanal de mi país.

Fuente imagen:www.freepik.es

Fuente imagen:www.freepik.es

Un Mundo sin Basura es Posible. (Zero Waste, Rompiendo Paradigmas)

Zero Waste Español

La primera vez que escuche el nombre de Basura Cero (“Zero Waste”) me pareció algo imposible y hasta ingenuo; este nombre lo llevaba un programa de gobierno de recolección de basura en mi ciudad, el cual fue un desastre, y no alcanzó a lograr sus objetivos ni mucho menos implementó la estrategia de forma completa; por lo cual conocí este término de la peor forma posible.

Pero en mi proceso de encontrar más coherencia con mis acciones, especialmente con el ambiente, encontré información de personas en países iguales de “locos” a mí, y estas personas promueven una filosofía llamada “Zero Waste”[1] y me di cuenta que sin saberlo había comenzado intuitivamente a recorrer el camino de esta filosofía, pero sin mucha técnica ni estrategia.

En nuestra lógica, bien ilógica, estamos acostumbrados a producir desperdicios, lo vemos como algo normal e imposible de evitar, tanto nos hemos acostumbrado a esta estupidez que hasta pagamos para enterrar la basura, y hasta celebramos que en nuestras ciudades se abran otros rellenos sanitarios (en el mejor de los casos) pensando que esto es lo que se debe hacer, y los más conscientes hasta nos sentimos orgullos de reciclar, pero necesitamos hacer mucho más.

La Basura en nuestro actual sistema es un desperdicio que en el mejor de los casos va a un relleno sanitario, lugar que ocupa muchas hectáreas de tierra en las cuales se generan líquidos tóxicos de la descomposición de los residuos llamados lixiviados, los cuales por lo general se filtran y contaminan la tierra y las aguas; en el proceso de descomposición también se generan gases como el metano y otro que aportan al fenómeno de cambio climático, y por lo general estos lugares atraen plagas como roedores. Todo lo anterior afecta a la población, especialmente a la más cercana que por lo general son personas vulnerables.

Diapositiva3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Bogotá existen 600.000 personas que han entablado acciones jurídicas debido a la afectación en su salud que provocó un derrumbe hace 18 años en el relleno de mi ciudad. Sin embargo, es importante decir que estos derrumbes se han seguido presentando. Hasta los organismos de control en mi país han advertido de la tragedia que se puede presentar en Doña Juan (el relleno sanitario de mi ciudad). En otras palabras hemos estado jugando a la estrategia de la tragedia.

 

 

Basura = Alimento

La filosofía “Zero Waste” no gestiona residuos los evita, debido a que se inspira en una premisa muy fuerte que es: Basura = Alimento. Es difícil pensar que la basura sea alimento pero esto tiene mucha lógica si cambiamos la forma de producción y nuestros hábitos de consumo.

“Zero Waste” se inspira en la naturaleza, en ésta no existe el desperdicio, el residuo es un alimento que nutre a las plantas o a los animales. En esta lógica se alberga el concepto de producto inteligente, lógica en el cual todo debe volver al suelo de una manera segura, saludable y nutritiva, ya sea para la biosfera o para la tecno biosfera, de esa forma no existe desperdicio, ni residuos que se deban gestionar.

 

Mucho más que el reciclaje

El reciclaje es el proceso mediante el cual se extraen materiales del flujo de residuos y se reutilizan en la industria, por lo general este proceso aplaza el tiempo en el cual los residuos se convertirán en basura, especialmente para los materiales como: papel, cartón, plásticos y otros que se utilizan en empaques, pero no todo el material recuperado se puede reciclar debido a las siguientes situaciones: la capacidad de estos materiales para ser reciclados se va perdiendo cada vez que se tratan de reincorporar al sistema productivo, a la mala gestión de los residuos que estropean su capacidad para ser reciclados, por su mal diseño (existen productos que no se pueden reciclar debido a que no se pueden separar sus componentes entre otros muchos aspectos) y/o porque no existen mercados para su comercialización y transformación.

El reciclaje es algo que ha ayudado a despertar consciencia ambiental, pero debemos dejar el objetivo de reciclar más por el de desechar menos. Esto me recuerda a los concursos y competencias de reciclaje que hacen en los colegios, en los cuales los padres terminan comprando más productos para que los niños puedan presentar más pilas de papeles y envases de plástico o aluminio; en estos términos hacemos todo lo contrario al objetivo de proteger al ambiente.

 

Reciclaje de forma Integral

En la filosofía y estrategias que se utilizan en el “Zero Waste” se incluye el reciclaje pero de una forma integral, en el cual se tiene en cuenta el desempeño del ecosistema y no solamente el sistema económico.

 

Filosofía de la Cuna a la Cuna, rediseñando la forma en que hacemos las cosas “Cradle to Cradel: Remarking the Way We Make Things”

Los creadores de este concepto publicado en el libro que lleva su nombre en el año 2002, son el químico Michael Braungart y el arquitecto William MacDonoug; en este los autores proponen un cambio de enfoque, en vez de reducir el consumo de energía nos debemos centrar en el diseño y concepción de cualquier producto, y tener en cuenta todas sus fases desde la extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje entre otras, de manera que ni siquiera sean necesarios los gastos de energía, y que incluso el balance de gastos y aportes sea positivo.[2]

 

Componentes del “Zero Waste”:

  1. Reducir el consumo y los desechos.
  2. Reutilizar los desechos.
  3. Responsabilidad extendida de los productores.
  4. Reciclado Integral.
  5. Compostaje integral o biodigestión de materiales orgánicos.
  6. Participación Ciudadana.
  7. Prohibición de la incineración de desechos.
  8. Mejorar el diseño de producto corriente arriba para eliminar sustancias tóxicas, además de diseñar para la durabilidad y la reparación.
  9. Políticas eficaces, regulaciones, incentivos y estructuras de financiamiento que respalden los sistemas.

 

Después de contarte algunas cosas acerca del “Zero Waste”, creo que los ejemplos hablan solos:

 

Empresas y líneas productivas

Rohner Textiles: en los años 80 esta empresa tenía un gran problema ambiental, por lo cual tenía que mover el sitio de su operación industrial o solucionar el inconveniente, y que bueno que decidieron hacer lo segundo, no como muchas empresas que deciden mudarse a países que tienen políticas poco restrictivas con el tema de los residuos, que por lo general son los países pobres.

Para encontrar una solución a su problema decidieron contratar al arquitecto William Mc Donough quien les participó el concepto de: Basura = Alimento, con esto decidieron cambiar su forma de producción y pasar de insumos sintéticos a fibras naturales, y de químicos tóxicos a colorantes seguros para el ambiente. Los desperdicios sólidos se convirtieron en fieltro compostable, y con ayuda de un proveedor pudieron desarrollar 16 colorantes biodegradables y seguros con los cuales lograron dar diferentes gamas de colores a todas sus telas.

A un problema tan complicado le encontraron una solución creativa y sencilla que permitió solucionar el problema de los desperdicios.

 

Ford Rouge Center: este ejemplo pertenece más a la arquitectura sustentable, pero gracias al rediseño que se inició en el año 2000 pudieron solucionar muchos de sus problemas de residuos y mejorar el ambiente en general. El objetivo propuesto por William Mc Donough y Michael Braungart fue que la planta fuera un lugar seguro y hermosos para que los niños de los trabajadores pudieran visitarla, lo cual era algo difícil de pensar pero fue posible. Actualmente, los beneficios han sido impresionantes, mejoró el ambiente, la salud de los empleados y han ahorrado muchos recursos en calefacción y mantenimiento, el efecto positivo tanto interno como externo se nota.

 

Trigema, empresa alemana que desarrolló camisetas sin tóxicos que al completar su ciclo de uso en condiciones óptimas se descomponen, en otras palabras se pueden compostar.

 

“Original unverpackt”, supermercado sin empaques en Berlín: en este supermercado podrás comprar lo que necesites sin empaques, con esto dejas de comprar basura que es en lo que se convierten los empaques.

 

Personas y Familias Zero Waste

Bea Jhonson del Blog Zero Waste Home: adoptó la filosofía “Zero Waste” desde el año 2008 con la cual ha podido mejorar su vida y las de los miembros de su familia. Con su estilo de vida ahorra casi el 40% de lo que gastaba antes de adoptar esta filosofía. Actualmente lidera un aplicativo llamada “Bulk App” con el cual puedes localizar y añadir lugares en los cuales se pueda comprar a granel y así solo comprar alimentos y no empaques.

 

Lauren Singer, Blog Trash is for Tosser: esta joven neoyorkina ha logrado vivir sin generar basura desde hace más de dos años.

Y así como ellas existen muchas personas más en el mundo que han adoptado la filosofía Zero Waste, y que la comparten a través de sus blogs, como: Zero-Waste Chef, The Zero Waste Girl, My Zero Waste, The Rouge Ginger, The Green Transition, Gittemary, ECO BOOST, y muchos y muchos más que se unen a través de diferentes redes como Zero Waste Blogger Network y grupos en Facebook como Zero Waste Heroes, en el cual amablemente me han aceptado hace algunos meses, pero casi toda la información, especialmente la mejor que he encontrado por lo  general está en Inglés o en Francés, por lo cual hoy te invito a que me acompañes en el grupo recién creado en Facebook llamado Zero Waste Español, en el cual podremos compartir experiencias y promover esta cultura en nuestro idioma.

Con amor

Daya

grupo.zero.waste.español

 

Post relacionados

¿Qué dice tu casa de ti?

Bibliografia:

La Historia de la Cosas, Annie Leonard.

Manual de Reciclaje McGraw Hill

Video Desperdicio Cero

http://www.ifashion.co.za/index2.php?option=com_content&task=view&id=1413&pop=1&page=

Muchos y muchos blogs

[1] Prefiero utilizar el término en inglés debido a que en español me sigue recordado al programa de gobierno que les comenté, el cual tuvo las mejores intenciones pero no funcionó.

[2] Wikipedia.