Bolsas de Tela que Alegran la Vida (DIY Bolsas para Compras a Granel )

Bolsas de tela en algodón, fueron las primera que cosí.

Hace un tiempo  leí un artículo que decía que  tejer y hacer mermeladas ayudaban a combatir la depresión. Al buscar un poco más acerca de ésto encontré que algunos estudios  concluyen que el trabajo manual alivia la depresión, la ansiedad y hasta los ataques de pánico. Lo cual creo que puede ser cierto especialmente si te gusta trabajar con tus manos en alguna actividad de esparcimiento o disfrute. Y eso lo había notado hasta Tolstói que encontró en el trabajo manual  una resignificación y comprensión diferente de su vida después de afrontar una gran depresión cuando terminó su gran obra Anna Karenina.

Mis compras en bolsitas de tela que cosí

Crear algo con tus manos se convierte en una especie de meditación y eso personalmente lo he sentido. Te conviertes en uno con lo que creas porque te absorbes completamente en ese hacer. Y es posible que al terminar tu creación sientas orgullo porque es algo único y especial.  Por suerte esa experiencia la comencé a sentir temprano en la vida, cuando mis abuelas me enseñaron a coser y a tejer a dos agujas cuando era niña. Todas mis creaciones de esa época  se limitaron a coser los vestidos de varias de mis muñecas, los cuales quedaron un poco maltrechos pero al fin y al cabo servían.

Bolsas ligeras, la segunda que cosí con un forro de sudadera de mi hija que ya estaba muy rota.

Con los afanes de la vida moderna y la carrera hacia el “éxito” profesional fui olvidando aquellos placeres creativos que disfrutaba cuando era niña. Los cuales reencontré de alguna manera al iniciar este camino hacia el Zero Waste, el cual debo admitir que ha sido un zigzagueante recorrido lleno de aciertos,  desacierto pero también de muchos aprendizajes.

Cuando inicié el recorrido no existían tantas tiendas en línea, ni almacenes que se dedicaran a vender productos zero waste por lo cual decidí hacer mis propias bolsitas. Las primeras bolsitas las hice en algodón y me  quedaron un poco chuecas, después hice unas con una malla de una sudadera vieja de mi hija, esas me quedaron mucho mejor y son  las que utilizo con mayor frecuencia.

Con el tiempo algunas de éstas se me han perdido y por eso he decidido arreglar las chuecas y crear unas nuevas con materiales naturales para así completar las bolsas que necesito y  regalar algunas de éstas a l@s suscriptor@s del blog en Bogotá. Por eso si lo eres sigue leyendo o salta hasta el final para saber más acerca del maravilloso regalo que te tengo.

Materiales

Telas e hilos

Tela:  necesitas tela que puede provenir de camisetas viejas o alguna tela que tengas guardada. Mejor aún si es una tela  procedente de fibras naturales, tenemos muchas telas sintéticas en estos tiempos y eso seguramente en un futuro no muy lejano será un gran problema, de hecho creo que ya lo es. 

Hilo: mejor natural, pero actualmente es difícil encontrar hilos naturales, yo sigo en el intento de encontrarlo. Por ahora y hasta que lo encuentre estoy usando una hilo de poliéster, tal vez la única ventaja que tiene es que no se rompe fácilmente.

Cintas textiles o cordón o cabuya o pita:  la cual te servirá  para amarrar tus bolsitas en el momento de las compras.

Aguja, hilo, alfileres, tijeras, un metro o una regla. 

 

Instrucciones

Aquí midiendo la tela para mis nuevas bolsitas con el costurero que presto mi hija que me encanta (una abuelita)

Primer paso: medir y cortar la tela. Con el tiempo me he dado cuenta que es mejor tener bolsas de diferentes tamaños, grandes, medianas y pequeñas. También por experiencia prefiero que la boca  de las bolsas sea un poco ancha, facilita su llenado en las compras. 

La primera vez que hice mis bolsitas tomé como medidas las bolsas plásticas que más usaba en el supermercado y así pude determinar que medidas necesitaba. Cuando tengas las medidas le adicionas a éstas  un centímetro al ancho (medio centímetro a cada lado) para hacer las costuras y cuatro centímetros a lo largo para hacer los pliegues en donde irá el cordón o cinta para amarrar tus bolsas.

Recuerda que tienes que tener dos caras para tus bolsas, por lo cual puedes doblar la tela y de esa forma solo tendrás que hacer las costura de los lados y de la parte superior.

Con un lápiz o tiza de costura marca las medidas y cerciórate que estén parejas en las dos caras de la bolsa. Después con alfileres fijas la tela.

Tomando medidas de la parte superior.

Coser: las bolsas las puedes coser a máquina o mano. Las mias las cosí a mano y me quedaron muy resistentes. La puntada debe ser muy junta (apretada) y la repiso dos veces, una sobre la misma puntada y una última con la que envuelvo la tela sobrante ( que no debe ser mucha) para que no se comience a desmechar la tela.

 

Volteado de la Bolsa: cuando he cosido los dos lados volteo la bolsa y hago los pliegues superiores de la bolsa. Las últimas las cosí en lienzo que fue la opción más natural que encontré, pero este material tiende a despelucarse con el corte por lo cual es mejor hacer una puntada envolvente para evitar ésto por los bordes superiores de la tela  (lo cual realicé hacia dentro de la bolsa). Después doblas los pliegues hacia fuera y fijas con alfileres, procurando que queden igual los dos lados.

Coser los pliegues: coser los pliegues por la parte inferior de estos, de esta forma queda un espacio, como un canal, por donde pasará la cinta o el cordón  que te ayudaran a cerrar tus bolsas.

Fijar con alfileres

Pasar la cinta o cordón  por el canal de la bolsa: con ayuda de una aguja de crochet o con una aguja normal (coses un poco con hilo la punta de la cita/cordón a la aguja) paso la aguja con  la cinta o cordón por el canal o espacio interno de los pliegues. Por lo general prefiero dejar la cita/cordón con unos cinco a cuatro centímetros sobrantes  de más y anudo los dos extremos de la cita/cordón por las puntas para evitar que se pierdan. 

Decorar: puedes decorar tus bolsas como quieras, las últimas que hice las pinté con flores y hojas naturales. Lamentablemente no sé en este momento cómo quedarán cuando las lave, todo es parte del proceso de experimentar.

 Cuidados: Las bolsas que usualmente uso, que son la de algodón y las de malla las lavo cuando están sucias en la lavadora, junto con los individuales y limpiones de la cocina. Para hacerlo prefiero meter todas las bolsas en una sola, de esa forma no se enredan los cordones con los individuales y delantales.

Aquí se ve como quedó, en esta está sin el cordón o cita, pero ahora ya lo tiene.

REGALO ESPECIAL PARA SUSCRIPTOR@S DE BOGOTÁ (JULIO/ 2019)

A las tres primeras personas suscriptoras del blog que se encuentren en Bogotá y que escriban directamente un comentario al respecto (en el área de comentarios de esta entrada directamente en el Blog) diciendo que quieren una bolsita, les haré una de éstas  especiales en lienzo con pinturas naturales de tamaño mediano, las cuales  entregaré a finales de julio y a principios de agosto del presente año.

Sigue pendiente del blog porque en este #juliosinplastico tengo muchos regalos para dar en Bogotá.