Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Cinco Tips para Disminuir el Desperdicio de Verduras de Hojas y Hierbas Aromáticas

Por lo general las verduras de hojas y hierbas aromáticas son los primeros alimentos que se dañan. Para prologar su buen estado te recomiendo cinco tips que se encuentran en el siguiente video.

 

 

Si te interesa este tema, también te invito a leer los siguientes post:

Diez Consejos para Evitar el desperdicio

La Estética de las Bananas

Diez Razones para Comprar en una Plaza de Mercado

Diez Consejos para evitar el desperdicio de comida en tu casa.

Diez Consejos para evitar el desperdicio de comida en tu casa.

Diez Consejos para evitar el desperdicio de comida en tu casa.

¡Mija desperdiciar la comida es un pecado! Eso me decía mi abuela cuando de niña trataba de dejar alguna verdura en el plato, y ella no estaba lejos de describir esta gran problemática que  nos afecta a todos.

A través de este post te quiero compartir estos diez consejos para evitar el desperdicio de alimentos, los cuales  puedes aplicar en tu casa y de paso ahorrar dinero.

  1. Una despensa organizada y limpia es la mejor aliada para planear tus compras, y así utilizar los productos antes de su fecha de vencimiento: es más fácil saber que necesitas cuando tienes estos espacios organizados,  y  adicionalmente dejas  visible y al alcance de la mano los productos que pronto se vencerán
  2. Comprar menos y con mayor frecuencia frutas y verduras, tal vez este punto sea difícil para muchas personas por el tema del tiempo, pero a veces si no planificamos nuestras comidas es posible que compremos más de la cuenta, y varios alimentos terminen perdiéndose.

    Comprar menos y con mayor frecuencia

    Comprar menos y con mayor frecuencia

  3. Planear el menú y  usar una estrategia  de flexibilidad e improvisación: para algunas personas planear todo el menú de la semana o de cada quince días puede ser algo abrumador, y en la mitad de la tarea  hasta nos quedamos sin ideas, si eres de esas personas te recomiendo que planeas tres platos especiales a la semana y que, con  los alimentos de temporada y con lo que tengas en tu casa, te inspires, crees y complementes. Es un reto a la creatividad, pero a veces te puedes sorprender, y de paso desperdiciar cada vez menos. (Ver también: La lista, frutas y verduras de temporada ahorrar en tus compras)
  4. Almacenar bien, reutilizar y complementar, cuando te queda algo que cocinaste se puede almacenar en tu nevera y reutilizarlo en tu próxima comida, en ese caso solo tendrás que preparar algo complementario. Pero trata de que no pase mucho tiempo para utilizarlo,  lo mejor sería usarlo en la comida siguiente o al otro día, así tampoco tendrás en tu nevera una infinidad de envases con restos de comida que posiblemente se perderán. (Ver también: el Secreto de EliCilantro)
  5. Almacena la comida preparada en contenedores transparentes en la nevera, por lo general si almacenas en recipientes opacos es posible que olvides que es lo que tienes guardado, y con el tiempo estos excedentes se perderán.
  6. Tener un contenedor de “Usar Pronto”: esta idea me ha gustado mucho, y consiste en tener en la nevera un recipiente en el que guardo las verduras que ya he cortado, y cada vez que voy a preparar algo revisó primero ese contenedor.

    Usar pronto

    Usar pronto

7. Lavar las frutas y verduras cuando llegues de hacer las compras: al igual que el punto No 2 puede ser algo complicado para varias personas, pero te ahorrará tiempo y agua en la semana, y prácticamente ya está listo para picar y comer, con lo cual te da menos pereza   cocinar.

8.No todo va en la nevera: muchos alimentos se dañan o pierden su sabor más rápido si los guardas en la nevera,  ese es el caso de: las papas, los tomates, las frutas, las naranjas, los plátanos, la cebolla, los pepinos, entre otros, solo guarda los anteriores alimentos en la nevera si ya los cortaste, para esto puedes usar el contenedor Usar Pronto (Punto 7) u otro recipiente.

 

Lavar las frutas y verduras cuando llegues de hacer las compras

Lavar las frutas y verduras cuando llegues de hacer las compras

9.Usos alternativos y revaluar que es un desperdicio: existen muchas alternativas para dar un uso a los alimentos y a las partes que por lo general no consumimos como: las cáscaras, y las semilla. Por ejemplo: el ripio del café se puede utilizar como un exfoliante natural, o como abono para dar más nitrógeno a las plantas que están en floración o dando frutos, las cáscaras de huevo se pueden también usar como abono, las cáscaras de naranja remojadas  y guardadas en vinagre por unas semanas te pueden servir como un limpiador multiusos al agregarle su equivalente de contenido en agua, las semillas de calabaza se pueden tostar y son un gran alimento, y así puedes encontrar una  infinidad de propiedades y usos alternativos a varias partes de los alimentos que se pierden en la basura.

Usos alternativos y revaluar que es un desperdicio

Usos alternativos y revaluar que es un desperdicio

 

10.Cocinar con amor y atención: ¿Cuántas veces hemos arruinado un plato por no prestar atención cuando cocinamos? o ¿cuántas veces sentimos que cocinar es una pesada carga, en la que perdemos mucho tiempo y que nadie aprecia en la casa?  … creo que muchas veces. Lamentablemente, en este tiempo hipermoderno en el cual no existe la pausa  despreciamos el tiempo que invertimos en cocinar, cuando cocinar es un acto de generosidad y de amor, con el cual transformamos los regalos de la naturaleza y los compartimos con las personas que amamos.

Cocinar con amor y atención

Cocinar con amor y atención

 

 

“La Estética de las Bananas”

 

la.estetica.de.lasbananas

Quiero que por un instante imagines: entras a un restaurante, pides cuatro sopas, te traen tres; vas al supermercado, regresas a casa con tres bolsas, pierdes una; compras un paquete de naranjas y pierdes casi la mitad. Los días pasan en esta continua pérdida, un día son las frutas, en otro las verduras, pero tú no haces nada, te parece normal perder la sopa, las bolsas y los naranjas, pero el problema no es solo pagarlas y perderlas, el problema es que las pagas y no van a dar a ninguna mesa: llegan a tus manos y de tus manos se van a la caneca. ¿Te lo imaginaste? ¿Sí? Escucha.

La pérdida de alimentos que pagamos todos no inició contigo, comenzó talvez en el algún lugar entre el campo y una gran ciudad en donde un “inexplicable derrame de leche se vertió en un río de Colombia, y dejó a más de 400 mil habitantes sin agua[1], o en alguna vía de México, Argentina o algún otro país en el cual el mercado lácteo es controlado por no más de siete empresas, que imponen el precio, pagan y exigen lo que quieran; un juego en el cual las utilidades son para pocos y la pérdida para los pequeños productores, es allí en una de esas carreteras que tú y yo hemos transitado, que un conductor se devolvió  de la planta de una industria a la finca con malas noticias: hoy como ayer no recibieron la leche,  y el negocio no da más, y así terminó el gris pavimento teñido de blanco, ante la mirada impávida de los transeúntes.

derrame.leche.españa

Ver Noticia

O cerca de la costa francesa en la cual un barco de pesca  sube la red de arrastre, está pesada se alcanza a ver, fue un buen día para pescar, pero cuando en cubierta se muestra el botín, no todo sirve, se tendrá que descartar la mitad; la mayoría de los langostinos no miden los 9 centímetros reglamentarios, es así como se devolverán muertos o agonizantes al mar, a la vez que se tendrán que devolver maltrechas varias especies más que cayeron en la red, y que están en vía de extinción. Y esto pasa mientras releo la noticia de hace un par de semanas: España acabó este año sus reservas de pescado, y tendrá que depender de las importaciones.

Mientras el barco regresa al muelle, André un trabajador de la lonja de pescado en Francia tendrá que tirar el contenido de varias cajas al mar, pero antes deberá aplicar un químico para que el pescado que allí se encuentra sea incomible, y de esa forma asegurarse de que no pare en un mercado paralelo que pueda bajar su precio, mientras hace esto piensa: sería bueno poder llevar un poco a su mensa, ya que el dinero que gana no le alcanza para tener una dieta tan variada y buena, pero se apresura ya que lo observan, y si llega a tomar alguno… es probable que lo despidan.

 

En una finca en Ecuador se apilan varias bananas en el suelo, algunas son muy flacas, otras son muy rectas, otras son de formas muy simpáticas, todas muy sabrosas y nutritivas, pero serán descartadas, es decir tiradas a la basura, debido a que no cumplen con los estándares estéticos. Con la entrada de bananas procedentes de China a un menor precio y al parecer transgénicas, los mercados se encuentran en sobreoferta y están más exigentes con la “estética de las bananas” y es difícil para los agricultores cumplir con esos requisitos. Al final del día la pila ya parece una montaña, mañana posiblemente se repetirá la misma historia.

Ver Noticia

Ver Noticia

 

A las afueras de un supermercado en Nueva York varias personas esperan  a que saquen la basura del día de hoy, algunos inquietos pensaran: serán lechugas un poco achiladas, unos rábanos, papas, uno que otro enlatado a punto de cumplir su fecha de vencimiento, algunos panes que no  podrán venderse tan frescos el día de mañana. Entre los que esperan  repartirse el festín se encuentran desde rebeldes y opositores al sistema capitalista que han encontrado en la recuperación de comida un estilo de vida llamado Freegan o sencillamente  son personas que lo necesitan. En otra parte del mundo en donde es prohibido escarbar las canecas de los supermercados un operador ha sido despedido por llevarse del bote de basura tres lechugas, y de paso tendrá que enfrentar una demanda por hurto. Mientras que los Freegans en Bogotá pactan a través  de un grupo en Facebook cuando será el próximo encuentro en Abastos, la principal plaza de mercado de la ciudad.

 

Y es en este punto cuando entran personas comunes y corrientes en esta historia, alguien así como tú o como yo. Un fin de semana cualquiera llegas al supermercado y no te acuerdas  si todavía tienes esa lata de salsa para pastas para la cena del día hoy, piensas que mejor será comprarla, más vale que sobre y no que falte, reza el refrán popular, tampoco recuerdas si tienes limones, lechuga y pepino, así que llevas de todo.

 

Como ya es casi  el medio día y con los trancones de los de los fines de semana mejor será buscar algo que comer, tienes tanta hambre que quieres que te sirvan ¡Ya!, y  los niños no aguantan más,  es mejor almorzar, pides de todo, y a las pocas cucharadas recuerdas que estas a dieta, los niños como siempre solo comen la mitad. Lo más sensato sería llevar las sobras a casa, pero con el afán y la infinidad de cosas por hacer no dan mucho tiempo para pensar, así que sales apurado hacia tu casa; cuando llegas encuentras que tienes más de dos latas de salsa para pasta, tres pepinos uno a punto de dañarse y una lechuga que todavía conserva el plástico del supermercado.

 

Todas estas historias que te  he contado pasan una y otra vez en casi  todas las partes del mundo, es así como desde la producción, la poscosecha, la distribución, el comercio y el consumo se pierden y desperdician 1.300 millones de toneladas al año que equivalen a 1/3 de los alimentos producidos para el consumo humano, de éstas 9,76 millones de toneladas se desperdician en Colombia. Si quisiéramos exportar toda esa basura  por lo menos las de mi país a un lugar bien exótico, algo así como a Marte, tendríamos que llenar para solo el desperdicio de alimentos 488.000 contenedores de 20 pies, que se podrían apilar en 3.330 grupos a la altura del Empire State[2], ¡toda una ciudad basura!

 

A la vez que se genera este desperdicio 795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Y en Colombia se estima que se podrían alimentar a 8 millones de personas con el desperdicio que se genera. En otras palabras con solo el desperdicio que generamos en mi país podríamos alimentar a la población de alguno de estos países: Nueva Guinea, Togo, Sierra Leona, Bulgaría, Serbia, Paraguay o a la suma de las poblaciones de: Lesoto, Letonia y Gabón, para  no ir tan lejos podríamos alimentar a los 63.634 personas que murieron de hambre en Colombia en esta última década, teniendo presente el subregistro sería casi  la capacidad de personas de dos estadios como el Capín, en Bogotá.

HAMBRE

Ver Noticia

Pero el problema del desperdicio no solo es basura y personas hambrientas, es también un uso excesivo de la tierra,  el gasto innecesario de transporte, de agua, emisiones de CO2, de Metano y de otros gases que aportan al efecto invernadero, y también es un desperdicio de vida, porque en últimas, la sopa, las naranjas y las sobras del almuerzo no las pagaste solo con dinero las pagaste con vida, con tu vida.

 

 

Fuentes de Información

Iniciativa Save the Food:  Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos

Pérdida y Desperdicio de Alimentos en el Mundo, FAO (2011)

Perdida y Desperdicio de Alimentos en Colombia, 2016  DNP

Mortalidad y desnutrición infantil, más allá de la cifras

El escándalo del despilfarro alimentario y de tirar comida a la basura por negocio

Pérdida y desperdicios de alimentos en América Latina y el Caribe

Freeganismo a la Carta

Noticia Derrame de Leche cierra Acueducto

Las bananas ecuatorianas se enfrentan a un mercado difícil

http://www.winnergo.cl/calculadora-cajas-caben-contenedor#jumpHere

https://www.facebook.com/groups/678764135480255/

Ministerio de Trabajo: ABCDÉ salario mínimo.

http://www.telesurtv.net/news/En-Colombia-mueren-a-diario-18-personas-por-desnutricion-20160414-0027.html

http://www.20minutos.es/noticia/416477/0/agricultores/leche/galicia/

http://www.bbc.com/news/10307795

http://www.bbc.com/news/10307795

[1]  Noticia Derrame de Leche cierra Acueducto:  http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-451757

[2] Para su cálculo se tiene en cuenta que una tonelada ocupa un metro cúbico en un vertedero.