¿Qué comemos?

images9K4VZVQR

En las dos últimas décadas los alimentos cambiaron. ¿Lo has notado? … al pan ya no le sale moho, los saleros ya no necesitan los granos de arroz para evitar la humedad, la leche dura una eternidad y en general los plazos de vencimiento de los alimentos cada vez son mas largos. ¿Tanta maravilla será buena para nuestra salud, o en algún momento ésto nos pasará la factura?

La industria alimenticia con el fin de conservar mejor los alimentos y darles más sabor ha desarrollado infinidad de aditivos químicos ¿Pero qué causan éstos en nuestro cuerpo al largo plazo?… nadie lo sabe con exactitud, existen tantos estudios que aseguran que son inofensivos como otros que demuestran lo contrario.

Creo que cuando realizamos las compras no solo debemos pensar en el precio también debemos pensar en las implicaciones y costos que tendrá el consumo frecuente de ese alimento en nuestra salud. Como ejemplo voy a tomar lo salsa de soja que durante mucho tiempo se consumió en mi casa pensando lograr una mayor economía, a simple vista parece un producto inofensivo hasta que lo puse a prueba y la mejor forma para realizar esto es revisar la etiqueta de los ingredientes. Mi salsa o mejor la salsa que usaba entre sus ingredientes tenía dos componentes que me llamaron mucho la atención los cuales son: acentuador del sabor o glutamato monosódico y antiespumante o silicona.

blog.foto19

El glutamato monosódico (GMS o E621 o HS 29224220) es una aditivo que ha generado muchas discusiones acerca de si uso es seguro o no para la salud, por lo cual en muchos países se exige que se indique su presencia en las etiquetas de los productos que lo contienen, algunos estudios de científicos que no avalan su consumo como seguro muestran los resultados de experimentos con ratas que al consumir este aditivo les han generado problemas visuales, alteración del funcionamiento de los canales de calcio en la membrana celular, alteración del hipotálamo y en consecuencia de los sistemas que regulan el apetito generando adicción y tendencia a la obesidad.

Con respecto al componente atiespumante o silicona no encontré mucho solo que sirve como un homogenizador, pero me pareció curioso que durante mucho tiempo especialmente en las tardes tenía un dicho que me surgió de forma espontaneo, el cual era: “ siento burbujas en mi cerebro”, no se si tenía relación con ésto el caso es que desde que la dejé de consumirla dejé de sentir aquella sensación y no volví a decir mas aquella frase.

Obviamente todos queremos hacer rendir más el dinero en el corto plazo y aprovechar la facilidad que nos ofrecen los productos empacados y refinados, y a veces me siento un poco paranoica hablando y estudiando estos temas pero reflexionar y conocer más acerca de qué comemos vale la pena, es una inversión en dinero y en tiempo que se reflejará en un mayor bienestar y eso es invaluable.

Como dato curioso te cuento que a principios de este año Subway anunció que dejaría de usar en Estados Unidos un agente blanqueador como ingrediente para elaborar su pan el cual también se utiliza para hacer tapetes y suelas de zapatos, … es importante saber qué comemos… ¿tú qué crees?

Feliz inicio de semana y hasta la próxima

¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

¿Cómo gastar menos en las compras del mercado y mejorar la calidad de los alimentos? Pasos Iniciales, Parte Uno.

 

El porcentaje que los hogares destinan para comprar alimentos es uno de los rubros más importantes dentro del presupuesto familiar. Según un estudio realizado por la firma Raddar  en el año 2012, se concluyó que: mientras que los hogares estadounidenses gastan el 14,6% en alimentos, países como Guatemala destina el 46 %,  Perú el 48%,  Argentina el 41%, Panamá el 36% y  Colombia el 32%.

A pesar de este alto costo que pagamos el desperdicio es muy alto. Según la UAESP: “en Bogotá el desperdicio de comida es tan exorbitantes que el 58% de los alimentos diarios que las familias compran terminan en la basura.”

Para evitar semejante contradicción, te recomiendo seguir estos pasos con los cuales podrás paulatinamente disminuir el gasto en este rubro hasta en un 30%, y por supuesto disminuir el desperdicio de alimentos:

1.Preparación: como primer paso debes limpiar tanto tu nevera como la despensa, saca todos alimentos que se vencieron o dañaron.

2.Determina el valor que destinas a este rubro: anota todos los gastos de las compras de alimentos y otros productos que compras en los supermercados, plazas o tiendas. Para un mejor seguimiento sepáralo en los siguientes categorías: Lácteos, Carnes y huevos, Frutas& Verduras, Abarrotes, Productos de limpieza y cuidado personal, este último ítem se incluye ya que es usual comprar estos productos en el mismo sitio en donde compras los alimentos, con este ejercicio podrás analizar cómo gastas tu dinero en este rubro.

3.Planea las compras: por lo general subestimamos las tareas de la casa y todo nuestro tiempo y esfuerzo se lo dedicamos al mundo laboral, pero nuestra familia y nuestra casa también requieren tiempo, esfuerzo y trabajo, de lo contrario las cosas no funcionaran.

Para mejorar la planeación de tus compras te recomiendo lo siguiente:

4.Realiza un menú de comidas, ya sea semanal, quincenal o mensual, en el cual vas incluir platos que contengan: los alimentos que tengas en la casa, los alimentos de temporada, y alimentos recomendados para tu salud que en lo posible estén de temporada. Mide bien las necesidades de cada plato.

5.Aprende técnicas que te ayuden a preservar los alimentos sin quitarles sus propiedades nutricionales. (Ejemplo: Cilantro )

6.En el momento de preparar los alimentos mide las cantidades que necesitas, si te sobra empácalos y llévalos a la nevera  y úsalos en la siguiente comida para complementar otros platos.

7.“Do it yourself” (DIY), o hazlo tu mismo: Hace unas décadas compramos el eslogan todo listo y sírvase en un minuto. !Atrévete, haz algo y disfrútalo! Puedes hacer: mermeladas, postres, tortas, pan…Lo que te guste, existe un sin fin de posibilidades por descubrir.

 

Feliz semana.

El Arte de Hacer Mercado, frutas y verduras de temporada

frutasyverduras

Es usual encontrar en las recomendaciones para ahorrar comprar frutas y verduras de temporada, pero muchas veces no sabemos cuáles son, o no las tenemos presentes en las compras y el menú de la semana.

Hace unos días me encontré en la web del principal centro de abastos de Bogotá un calendario agrícola el cual me parece muy útil por lo cual lo comparto en esta breve entrada. (Calendario frutas y verduras)

Para este mes de agosto los productos de temporada son:

Frutas: Banano, coco, fresa, granadilla, guanábana, limón, lulo, mandarina, maracuyá, mora, naranja, patilla, pitahaya, piña y tomate de árbol.

Verduras: Ahuyama, ajo, alcachofa, arveja verde, berenjena, brócoli, calabacín, cebolla larga, cilantro, coliflor, espinaca, frijol verde, haba, habichuela, lechuga, mazorca, pepino cohombro, pepino común, pimentón, rábano, tomate y zanahoria.

¡Ya los tienes! … a idear recetas para aprovecharlas.

 

Otras entradas relacionadas.

El Arte de Hacer Mercado, la lista.